PracticoDeporteRedacción

El karateka español Babacar Seck ha anunciado que denunciará las pintadas nazis y racistas que aparecieron en un mural realizado en su honor situado en el barrio Oliver de Zaragoza donde reside el medalla de bronce en los Mundiales de Madrid 2018, en kumite +84 kg.

El mural fue pintado por Pablo Zárate en honor de este karateka aragonés que a sus 21 años también ha sido dos veces campeón de España y subcampeón europeo sub-21.

Seck llegó a España en 2010 procedente de Senegal, su país natal. Primero lo había hecho su padre, que llegó en patera y encontró trabajo soldador, mientras que su madre y sus cinco hermanos llegarían con posterioridad.

En declaraciones a EFE, el deportista ha señalado que se enteró de lo ocurrido a través de un mensaje porque se encontraba en Oviedo en una concentración con el equipo español de kárate.

"Cuando lo vi me dije que era lamentable y me sentí mal por la persona que lo había hecho y por todo lo que hecho yo también", señaló desde el autobús que le lleva de regreso a la capital aragonesa tras la concentración con la selección española.

"Voy a denunciarlo en cuanto llegue a Zaragoza y la Federación también a denunciado", indicó

Buen ambiente

A pesar de este suceso, el karateka destaca que en el barrio se lleva bien "con todo el mundo" por lo que le extrañaría que el autor o los autores vivieran en él.

Babacar Seck, que reside en Zaragoza con su hermano mayor, apunta que le había mandado la foto del acto vandálico a su padre y que éste le había comentado que "la vida es así" y que si se es deportista puedan pasar cosas como esa.

Al menos se ha podido congratular de la gran cantidad de mensajes de apoyo que ha recibido en las redes sociales: "aparte de amigos y de otros karatecas he recibido mensajes de apoyo de competidores de Francia o Marruecos y de karatecas 'top' a nivel internacional que servirán para dar visibilidad a lo ocurrido".

practicodeporte@efe.com