Practico DeporteMadrid

Blanca Manchón, campeona mundial y de Europa tanto en clase Mistral como en RS:X, compagina el deporte de élite con la maternidad, algo que vive con normalidad, aunque "en España parece que se tiene el concepto de que una deportista que va a ser madre es una deportista que va a acabar su carrera."

La sevillana demuestra continuamente que esa idea está muy lejos de la realidad. En 2017, tan solo siete meses después de dar a luz, se proclamó campeona del mundo por sexta vez, pero reconoce que "compaginar la maternidad con el deporte profesional es bastante difícil" en una entrevista con el Comité Olímpico Español (COE). "La logística de competir en una punta del mundo y en otra con un niño pequeño cuesta, pero poco a poco se van creando ayudas y formas de entrenar que ayudan a las madres que son deportistas profesionales."

"Cuando anuncié que iba a ser madre para mí era un año de transición, un año perfecto, pero mis patrocinadores no me renovaron. Es estrategia de marca, pero no tiene sentido. Que una madre vaya a unos Juegos Olímpicos es una imagen súper potente, demuestra muchísimos valores. Creo que esas marcas no querían formar parte de mi futuro, pero han venido otras y estoy contenta," rememora Manchón sobre el momento en que perdió todos sus patrocinadores tras anunciar su futura maternidad. 

La windsurfista es el vivo ejemplo de que ambas facetas son posibles en una mujer y lanza un consejo para las compañeras que piensen ser madres. "Aconsejaría que se olvide de todo, que ponga fuerza de voluntad, constancia y no se deje influenciar por otras personas. Simplemente que se organicen, que confíen en lo que han planificado y que les va mejor a ellas. Eso es lo que te hace estar tranquila, dar tu 100% y sentirte orgullosa de lo que has conseguido," explica.

Tokio, segunda experiencia olímpica

Blanca Manchón fue la primera deportista del equipo español de vela en clasificarse para los Juegos de Tokio. "Pedí a la Federación que me pusiera las regatas para clasificarme lo antes posible, porque soy madre y no es lo mismo preparar con tiempo los Juegos que hacerlo en el último minuto," recuerda. Gracias a ello, el aplazamiento le ha pillado con tiempo para planificarse. "Así puedo ir a los Juegos preparada al 100%, sobre todo en un deporte como el mío que dependemos tanto de las condiciones, del material, todo tiene que estar al 100% y cuantas más horas puedas estar en el agua y en el sitio en el que van a ser los Juegos mejor."

Sin embargo, Tokio no será la primera experiencia de la española, que ya mostró todo su potencial hace 16 años, en Atenas 2004. Allí, una joven de tan solo 17 años se alzó con un diploma olímpico. La Blanca de ahora, más madura, afronta la competición desde otro punto de vista. "A Atenas fui a disfrutar porque el regalo ya era ir. Ahora voy con experiencia en competir, con el saber valorar el estar en unos Juegos, con la emoción que supone y con la rabia de querer esa medalla. Sin presión ninguna, porque sé lo que me ha costado estar y voy a valorar y a disfrutar muchísimo. Esa ilusión me hará conseguir lo que quiero," reflexiona.

"Atenas fue como estar dentro de un videojuego, era muy pequeñita. De hecho, fui la representante de vela más pequeña que ha ido a unos Juegos. Para mí fue una experiencia inolvidable. Fueron también los únicos Juegos en los que todas las sedes estaban juntas, por lo que me podía mover en bicicleta de la sede de gimnasia a la de baloncesto, ir a mi propia sede... Me lo pasé increíble. Además, los resultados también me fueron muy bien," relata la sevillana.

Para ella, ser miembro del Equipo Olímpico Español es "algo que te hace sentir importante, que te motiva, que te da esa energía, ese plus de saber que estás representando a tu país y que hay mucha gente detrás apoyándote." "Además," añade, "llevar tantos años ahí metida en ese círculo es algo que valoro muchísimo."

Toda una vida ligada al deporte

Manchón probó, como muchos otros deportistas, diferentes disciplinas como el balonmano o la gimnasia deportiva de pequeña, hasta decantarse por el windsurf. "Toda mi familia hacía windsurf, al final en mi casa era lo que se hacía, lo que hacíamos todos los fines de semana y fui heredando las cosas de mi hermano hasta que poco a poco fui metiéndome en los equipos nacionales, internacionales y hasta aquí hemos llegado."

Con el paso de la clase Mistral a la RS:X tuvo que adaptarse, aunque no fue un cambio muy drástico. "Es simplemente una evolución de la tabla. Es más rápida y más física porque navegamos con un rango de viento mayor, desde los 4 nudos hasta casi los 35. Es muy polivalente, pero si quieres hacer que vaya rápida es muy física, tienes que estar muy bien físicamente comparado con la tabla antigua," analiza. Pero si hablamos de cambios, el más difícil para los deportistas de élite ha sido adaptar sus entrenos al confinamiento.

"Tenía que hacer horas encima de la tabla y me dediqué a meterla en la piscina. Una vez que se aplazaron los Juegos fue diferente, empecé a hacer solo entrenamiento físico. Cuando pude entrenar en el agua otra vez, las sensaciones fueron maravillosas, se sentía todo mucho más. Era una sensación muy rara, ya que no había nadie. No había barcos, no había lanchas, no había nadie en el club y fue algo un poco espiritual. Se aprecian bastante las cosas cuando te las quitan durante un tiempo. Fue un momento mágico y de disfrute total más que de entrenar," rememora.

La regatista quiso aprovechar para mostrar su agradecimiento al apoyo que le brindan desde el COE, al declarar que tiene "un recuerdo maravilloso de formar parte de esta gran familia" porque "siempre me han tratado genial y estoy deseando volver a unirme en unos Juegos Olímpicos, todos juntos." Por último, concluye verbalizando su sueño de conseguir una medalla olímpica.

"Mi sueño sería, evidentemente, conseguir lo único que no he cumplido en mi carrera, la medalla en los Juegos. Está siendo un año bastante complicado y siempre pienso que todo pasa por algo, así que creo que los Juegos Olímpicos de Tokio van a ser muy especiales, muy emocionales, muy diferentes. Quizás consiga mi medalla soñada. Si es así será un momento muy especial, así que voy a luchar por ello," declara.

practicodeporte@efe.com