Practico DeporteRedacción

La tenista española Carla Suárez, que recientemente fue diagnosticada con linfoma de Hodgkin, ha confirmado que continúa con su tratamiento siguiendo el consejo de los médicos y ha querido agradecer "el cariño" que le está haciendo llegar la gente.

La canaria de 31 años se encontraba en el puesto 71 del ránking WTA cuando hizo pública la noticia, viéndose obligada a interrumpir la que iba a ser su última temporada como profesional antes de retirarse. El linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer poco común que afecta al sistema linfático, requiere de un tratamiento de seis meses de quimioterapia. Recientemente el actor Dani Rovira pasó por el mismo tratamiento con éxito, al sufrir la misma dolencia que Suárez.

Carla Suárez comenzó el proceso el pasado 21 de septiembre, como confirmó ella misma a través de su cuenta de Twitter @CarlaSuarezNava. Desde entonces, cuando aseguró que lo afrontaba "con valor y esperanza", hasta ahora, semanas después, la española no ha perdido el ánimo. Como contó recientemente a sus seguidores en la red social, sigue progresando en su tratamiento.

Golpe para la comunidad deportiva

A principios de septiembre saltó la noticia, que la propia tenista difundió a través de una carta pública. Inmediatamente, las muestras de apoyo de la comunidad deportiva, especialmente del mundo del tenis, no se hicieron esperar. Nadal, Djokovic, su gran amiga Muguruza, Halep o deportistas de otras disciplinas como el FC Barcelona o Carlos Sáinz Jr. enviaron su mensaje de ánimo a la canaria.

De hecho, el goteo de muestras de cariño no ha parado a día de hoy, como demuestra el gesto reciente de la jugadora del EDF Logroño Olga García, que en su primer gol en el regreso de Primera Iberdrola mostró una camiseta para dedicárselo a la propia Suárez y a Virginia Torrecilla, la jugadora del Atlético de Madrid que se encuentra recuperándose de un tumor cerebral.

Suárez, que tuvo que cancelar su participación en los dos torneos en Nueva York que tenía previsto para agosto y septiembre, también causó baja en Roland Garros, que se encuentra en curso actualmente. Tras 8 años consecutivos acudiendo a la tierra batida de Francia, la española se vio obligada a renunciar a este Grand Slam, al que no faltaba desde 2011, en la que iba a ser la temporada de su retirada. Su ausencia, sin embargo, será para que continúe luchando con el ánimo al que acostumbra y el apoyo de todo el mundo del deporte.

"Cuántos recuerdos de París, lo echaré mucho de menos. Mucha suerte a tod@s en #RolandGarros," se lamentó en Twitter.

practicodeporte@efe.com