A sus 15 años, Carlos Alcáraz ha irrumpido en el panorama del tenis nacional con fuerza, ganando júnior y cosechando sus primeros triunfos en sus dos primeros Challengers, en Alicante y en Murcia y ya empieza a sentirse con "un buen nivel" ante Top-200.

Y es que el crecimiento del tenista español se ha multiplicado exponencialmente desde que ganara hace unas tres semanas el ITF júnior Juan Carlos Ferrero. Desde ahí llegado el estreno en su casillero de victorias en los torneos Challenger, una de ellas ante un habitual del circuito como es su compatriota Pedro Martínez, otro de los talentos jóvenes que se va forjando a fuego lento.

"Creo que tengo un buen nivel para competir ante rivales de los 200 mejores del mundo y estos partidos me sirven para coger confianza de cara al futuro y ya he adquirido algo de experiencia", explicó Alcáraz este jueves después de caer en un gran partido ante el alemán Molleker.

Ferrero, su mentor

Pese a estos progresos, tanto él como su entrenador Juan Carlos Ferrero tienen claro que a día de hoy su carrera está alejada del profesionalismo y que hay que ir paso a paso y trabajando en la línea marcada.

"He disputado varios torneos Challenger con tarjeta de invitación, pero estoy más enfocado en los torneos del Grand Slam junior, donde verdaderamente está mi objetivo. Estas competiciones ante profesionales siempre vienen bien para ganar experiencia y lo disfruto. Estaré en la fase previa del Conde de Godó y luego en un torneo del circuito junior en Italia y en el de Roland Garros. Si viene algún Challenger o algún Future mejor, pero ya digo que ahora estoy más centrado en competir con los juniors", ha aclarado.

Gracias a los puntos sumados, se ha metido entre los 600 mejores jugadores del mundo, algo a lo que resta importancia el español, que anda centrado en otras cosas. "Eso es bueno, pero mi objetivo ahora mismo se sitúa en estar entre los 10 mejores juniors del mundo".

Grandes sensaciones

Sobre su derrota ante Molleker, sus sensaciones han vuelto a ser buenas. "Ha sido un partidazo y lo di todo ante un gran jugador y frente al que luché de principio a fin. Me pudo faltar algo de experiencia y todavía debo aprender a gestionar mejor los nervios. Molleker salió a tope atacando, no me dejó ni pensar y yo fui a remolque, aunque el físico me dio para aguantar y en ese sentido estoy muy contento",

Además, resaltó la importancia del servicio de su rival. "Él saca muy bien e hizo bastantes puntos directos con su servicio. Yo intenté restar restar y a partir de ahí hacer mi juego".

También ha querido resaltar la importancia que ha tenido para él jugar en Murcia, en su casa. "Siempre es agradable y estoy encantado con el público que ha venido y me ha apoyado, por lo que le doy las gracias a todos".

practicodeporte@efe.com