El tenista española Carlos Alcaraz continúa con su progresión y tan sólo veinticuatro horas después de hacerse con el torneo del circuito mundial júnior más importante de su carrera, el Juan Carlos Ferrero en Villena (Alicante), suma su primera victoria en un torneo del ATP Challenger Tour, también en la localidad alicantina.

El murciano acabó a mediodía del lunes la final del torneo alicantino circuito júnior de la World Tennis Tour ITF, Grado 1, disputado en la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero, donde venció al ucraniano Illia Beloborodko por un doble 6-4. Tan sólo un día después, en la misma pista, en la central, se veía las caras con Jannik Sinner.

Duelo de promesas

El italiano, otra promesa del tenis mundial que al igual que el español, entró en el cuadro final del ATP Challenger de Villena gracias a una invitación de la organización. La diferencia entre uno y otro es que mientras el transalpino tiene 17 años (agosto de 2001), el murciano tan sólo tiene 15 (mayo 2003). Además, el primero es ya un asiduo del ránking ATP, situado en el puesto 319, mientras que Alcaraz no dispone de puntos en dicha clasificación y sólo figura en el ITF World Tennis Singles, donde se sitúa en el 1.071.

Sin olvidar que tras su victoria del lunes, Alcaraz ya se encuentra en el puesto 26 del ránking mundial júnior, una clasificación que incluye a jugadores de hasta 18 años, cuando él tan sólo tiene 15.

Toda esa diferencia no fue impedimento para que el español firmara su pase a segunda ronda, tras un trabajado partido, resuelto en tres sets, por 6-2, 3-6 y 6-2. Una victoria que le dará, al menos, tres puntos ATP, a la espera de ver si sigue progresando en las pistas donde entrena regularmente, una vez que comenzó a ser dirigido por el propio Juan Carlos Ferrero.

Difícil rival

Una victoria que todavía tiene más importancia si se tiene en cuenta que vence a un tenista que llegó a la tierra batida del torneo alicantino tras dieciséis partidos seguidos sin perder. Es decir, tres torneos consecutivos levantados, uno  precisamente del Challenger Tour (Bergamo), y dos del ITF Tour (Trento y Santa Margherita Di Paula).

La presencia de Alcaraz en torneos profesionales este año, no es nueva.Entró en el cuadro final del torneo de Palmanova el pasado enero, dentro del ITF World Tennis Tour, antes categoría Future, donde llegó hasta las semifinales.

Ya con sólo 14 años, la pasada temporada, sumó los primeros puntos, entonces eran válidos para la ATP, tras participar en el Futures F3 de Paguera y en el de Murcia F5, en febrero del año pasado, que le valió sumar sus primeros puntos en el campo profesional, tras llegar hasta los cuartos de final.

Ahora el español deberá descansar, con el objetivo de seguir haciendo historia. Su próximo compromiso será ante el checo Lukas Rosol, octavo cabeza de serie y número 133 del mundo, un rival muy complicado aunque del tenista murciano cualquier cosa es posible.

Objetivos

Estos días Alcaraz sigue mostrando su talento tenístico y sus ganas por ir cumpliendo objetivos. Todavía queda mucho para llegar a estar entre los mejores pero su carrera tiene un objetivo llegar algún día a ser el número uno del mundo, como su ídolo Rafa Nadal.

Para el murciano,  su “meta de siempre” es “ser el número 1 del mundo, como mi ídolo Rafa Nadal, y sé que lo que vale no es conseguir logros a temprana edad sino hacerlo en la larga distancia”.

Lo que tiene claro es que después de su exitoso periplo por tierras alicantinas, volverá a Murcia, donde tiene una plaza reservada en la primera edición del ATP Challenger Murcia Open, del 8 al 14 de abril. Ante su afición, la joven promesa del tenis español (y mundial) volverá a mostrar su gran futuro.

practicodeporte@efe.com