PracticoDeporteRedacción

Carlos Sainz lo ha vuelto a hacer. Con una solidez y una regularidad espectaculares, el piloto español ha certificado este viernes en Qiddiya su tercer triunfo en el Rally Dakar en una edición en la que ha dominado con autoridad la prueba, yendo como líder desde la tercera etapa hasta cruzar la última meta.

Por el camino ha habido momentos complicados, días difíciles donde ha tocado defenderse, pero de todas estas situaciones ha salido vencedor 'el matador', que ha demostrado a sus 58 años que sigue teniendo el mismo talento de siempre y que la experiencia adquirida año tras año ha resultado decisiva en este primer Dakar en Arabia Saudí.

Carrera disputada a tres bandas

En la última etapa, recortada por la organización a poco más de 120 kilómetros, se dedicó a administrar la renta adquirida durante las once anteriores y se ha dejado en meta casi cuatro minutos con el catarí Nasser Al Attiyah, finalmente segundo en la general. Sin embargo, habiendo partido con más de diez, la prudencia era la mejor receta.

Segundo del día y tercero de la general ha terminado Stephane Peterhansel, cuyo desempeño ha vuelto a ser meritorio pero esta vez se ha quedado sin el premio gordo. La carrera ha estado marcada por la superioridad de estos tres pilotos respecto a todos los demás, sin embargo, nadie ha hecho sombra al mejor Carlos Sainz, que ha mostrado su mejor versión en este rally y que lo ha ganado con más autoridad que nunca.

Este triunfo se une a los logrados anteriormente en 2010 y 2018 para sumar ya tres títulos y situarse como uno de los más grandes de la carrera. En lo que a la clasificación histórica se refiere, solamente Peterhansel -con siete- y Ari Vatanen -con cuatro- tienen más triunfos que él si se cuentan solamente las victorias obtenidas en la categoría de coches.

Ejemplar debut de Alonso

Esta última etapa también ha servido para volver a demostrar que la adaptación de Fernando Alonso a las dunas y al desierto ha sido ejemplar. En su primera edición, ha peleado con los más grandes de la carrera y solamente un par de accidentes le han privado de estar peleando por estar entre los cinco mejores. En esta última etapa, se ha visto otro ejemplo con su tercer puesto.

Que nadie tenga ninguna duda de que volverá al Dakar y lo hará mejor preparado.

Brabec, campeón en motos

Por lo que respecta a esta última etapa en la categoría de motos, ha servido para confirmar dos certezas anticipadas. La victoria de Ricky Brabec supone dos hitos manifiestos, la del primer estadounidense que gana el Dakar y la primera victoria de la marca Honda desde 1989, que además termina con una racha de 18 victorias consecutivas de KTM.

El podio lo completan el chileno Quintanilla y el doble campeón del Dakar, el australiano Toby Price.

Joan Barreda ha sido el mejor español, aunque finalmente se tiene que conformar con la séptima posición después de una penalización de 15 minutos sufrida en el día de ayer por cambiar el motor de su moto. Además, en las últimas etapas su misión ha sido hacer más de mochilero de Brabec que otra cosa. Pese a todo, su carrera ha sido más que meritoria, con un gran triunfo de etapa logrado el mismo día en el que Carlos Sainz dio el mordisco decisivo.

Histórica Laia Sanz

Entre los veinte mejores se han metido otros tres españoles, Jaume Betriu (14), Juan Pedrero (16) y Laia Sanz (18). Especialmente notorio es lo de esta última, que ha vuelto a ser la primera mujer y que todavía no sabe lo que es abandonar un Dakar.

Así finaliza esta edición 2020 del rally más duro del mundo. Para España siempre será recordado por la gran victoria de Carlos Sainz y por ser el año del debut de Fernando Alonso, el primer campeón del mundo de fórmula uno que se atreve con las dunas del desierto. El Dakar, en Africa, Sudamerica o Arabia Saudí sigue consagrado como una de las pruebas más prestigiosas del deporte mundial.

Practicodeporte@efe.com