PracticoDeporteRedacción

Carolina Marín comenzará este martes, en el Yonex Open de Tailandia, en Bangkok, una temporada muy especial, tanto porque incluyen los Juegos de Tokio como porque se disputará el Mundial en su tierra, Huelva, y debido a que viene después de un año que casi no ha existido debido a la pandemia.

Este martes, la onubense volverá a competir, y lo hará ante la francesa Qi Xuefei, número 37 del mundo, en un partido que no será fácil, por la calidad de la rival y por tantos meses de inactividad, desde finales de diciembre. Marín tenía previsto participar con la selección española en la fase de clasificación para el Europeo por Equipos Mixtos, el pasado diciembre, pero unas molestias en los isquitibiales, lo impidieron.

La jugadora española lleva ya varios días en Bangkok guardando la cuarentena pertinente para poder competir en este torneo que tiene categoría Super 1.000, y en el que partirá como quinta favorita.

En el torneo tailandés, en el que también estará Luis Enrique Peñalver, partirá como principal favorita la taiwanesa Tai Tzu Ying, la número uno del ranking mundial, y la japonesa Akane Yamaguchi, la número 3.

Tras esta competición, la burbuja con la élite del bádminton mundial continuará en la capital tailandesa, donde a la semana siguiente tendrá lugar el segundo Super 1.000, el Toyota Open de Tailandia, y que concluirá en la última semana de enero con las Finales del World Tour de Bádminton, también en Bangkok, que no se pudieron disputar en 2020, y que tendrán lugar entre el 27 y 31 de enero, con la presencia de los dieciséis mejores de cada disciplina.

En el caso de Carolina, se da la circunstancia de que acabó como primera esta clasificación del circuito mundial, gracias a su gran regularidad y a pesar de que la temporada pasada no consiguió ningún título.

Año grande

El Open de Tailandia será el inicio de un año lleno de grandes acontecimiento, Juegos de Tokio y Mundiales en Huelva, para una Carolina Marín que tiene claros sus objetivos, "voy a por el oro en los dos casos" ha señalado en varias ocasiones.

Se trata de dos objetivos necesarios para su gran meta como deportista, que no es otra que ser "la mejor jugadora de la historia" de su deporte.

"Después del oro en Río parecía que ya estaba todo conseguido y ahora, lo hablé con mi equipo, el objetivo es convertirse en la mejor de la historia. Eso significa ser muy ambiciosa. Espera un año muy duro, pero quiero ganar el oro en los Juegos y el Mundial de Huelva", apunta en una reciente entrevista.

Ahora, la andaluza encara 2021 llena de optimismo y ganas de mostrar toda la calidad que atesora. Seguro que la espera un año lleno de éxitos, por trabajo y esfuerzo no será.

practicodeporte@efe.com