Ganaba 10-4, estaba jugando realmente bien y dominaba la final ante Saina Nehwal, pero el infortunio le ha jugado una mala pasada a Carolina Marín, que se ha visto obligada a retirarse de la final del Masters de Indonesia por una lesión en la rodilla y visiblemente dolorida.

Se estaba viendo una versión sideral de la onubense, que recordaba a la que tantas veces se ha visto en los grandes partidos, en los Mundiales, en los Juegos de Río, sin embargo, esta vez le tocó vivir la parte más oscura del deporte, la de las lesiones. Un mal apoyo al poco de empezar la final dejaba a Marín en el suelo, rota de dolor y sabedora de que tenía que tomar la dura decisión de abandonar la pista.

Dolorosa retirada

La retirada es dolorosa por partida doble; por un lado, el dolor físico y el miedo a no saber si es algo grave o no, y por el otro el de saber que ve como se escapa otra final, la segunda consecutiva. Un inicio de año que podría haber sido inmejorable se ha convertido en un tormento para la española.

Lo que está claro es que el abandono no debe restar mérito a lo conseguido durante los últimos días, con su remontada de semifinales ante la china Chen, después de un partido durísimo y resuelto por 23-21 en el tercer set. Y la exhibición ofrecida en cuartos de final frente a la también india Sindhu Pusarla.

La final iba por esos derroteros ante Saina Nehwal, pero contra las lesiones no se puede luchar.

Ahora el primer objetivo es recuperarse bien de la lesión, tener calma y no obsesionarse con volver a competir. La temporada acaba de arrancar, hay objetivos bonitos en el horizonte, tiene el reto del cuarto Mundial consecutivo y está ya inmersa en la carrera por llegar bien a Tokio 2020, una cita lejana pero que no lo está tanto.

practicodeporte@efe.es