PracticoDeporteMadrid

Carolina Marín volvió a demostrar que su vuelta a la competición lo hace en plena forma, al imponerse en la semifinales del Abierto de China de bádminton, que se disputa en el Olympic Sports Center de Changzhou y dotado con un millón de dólares, a la japonesa Sayaka Takahashi, por 20-22, 21-13 y 21-18, en 72 minutos.

Como en la semifinal ante la china He Bing Jiao, la campeona olímpica tuvo que remontar la pérdida de un igualado primer set para imponerse y alcanzar su primera final desde su regreso a las pistas tras ocho meses de inactividad por una lesión en el ligamento cruzado anterior, que le impidió participar en el mundial de Basilea (Suiza).

La reacción de Marín en el segundo set, tras perder el primero e ir por detrás en el segundo 10-7 fue espectacular, al ganar 14 de los siguientes 17 puntos.En la tercera manga, la española también dominó (17-11 y 20-15), aunque la reacción final de la japonesa puso en apuros a Carolina que solventó el encuentro para volver a una final.

Muy emocionada

Al término del partido, la onubense se mostró muy emocionada por "este momento". Y es que reconoció que tras verse ganadora lloró de emoción porque "sabes que cuando tienes una lesión larga y estás haciendo tu rehabilitación, tienes la sensación de no rendirte nunca, seguir adelante y seguir presionando".

"Estoy muy feliz de que en mi segundo torneo pueda llegar a la final en un torneo Super 1000", apuntó la jugadora española que disputará este domingo la final contra Tzu Ying Tai, de Taiwán, que se impuso en la otra semifinal a la china Chen Yufei, en un partido muy igualado por 6-21, 21-13, 22-20, en 53 minutos.practicodeporte@efe.com