PracticoDeporteRedacción

Una inmensa Carolina Marín ya está en su primera final de la temporada 2021, algo que ha certificado este sábado después de superar a la jovencísima coreana An Se Young por 21-18 y 21-16 en otro formidable encuentro en el que ha mostrado algunas de sus muchas virtudes.

La onubense está completando un torneo formidable en Bangkok, en este Open de Tailandia. Ha ganado sus cuatro partidos sin perder un solo set, demostrando que está en plena forma y que ha venido a Tailandia -donde va a jugar tres torneos- a arrancar este año olímpico de la mejor forma posible.

No lo ha tenido nada sencillo frente a la coreana An Se Young, una de las jóvenes más talentosas del bádminton mundial y que había ganado una vez anterior a Marín, aunque en el cara a cara, después de este choque, ya están 3-1 para la deportista española.

Carolina ha ganado porque ha sido mejor, sobre todo en los momentos importantes de ambos sets. Y es que el partido se ha decidido en esos pequeños detalles que ha cuidado mejor la campeona olímpica. Marín, muy acostumbrada a convivir con la presión de las dificultades, ha sabido sacar adelante esos puntos decisivos.

"Estoy muy muy contenta por el partido de semifinales, sobre todo por las sensaciones. Sabía que iba a ser muy complicado. Se Young An es una jugadora muy joven y tiene un gran futuro por delante", dijo en un video publicado por Bádminton España.

"La verdad es que he estado muy concentrada y que habíamos preparado muy bien el partido y la determinación en la pista ha sido muy buena. Muchas gracias, iremos a por todas en la final", concluyó Carolina Marín.

Dos sets muy igualados

Ha sido especialmente así en el primer set, cuando el marcador reflejaba un 18-18. Y eso que Carolina arrancó mandando por 7-1, un resultado que poco a poco fue equilibrando An, hasta llegar a ese decisivo empate en el que la española supo encontrar las soluciones necesarias para terminar cerrando ese parcial por 21-18.

Fue muy importante poder apuntarse esa primera manga, ya que afectó en la confianza y la mentalidad de la coreana, que volvió a empezar el segundo set con algunas dudas y siendo superada por la tricampeona del mundo. Eso sí, esta vez le dio la vuelta a la situación antes y llegó a ponerse por delante (10-8 y 11-9), pero no pasó de ser un pequeño susto.

La diferencia nunca se incrementó, sino que Marín reaccionó a tiempo y pudo cerrar el encuentro sin más sobresalto en un segundo set que certificó un nuevo triunfo de la española, que este domingo buscará empezar el 2021 de la mejor forma posible. Su rival en esa final será la taiwanesa Tzu Ying Tai, número uno del mundo, o la danesa Mia Blichfeldt, una de las revelaciones de la semana y que es decimosexta del ránking.

Practicodeporte@efe.com