PracticoDeporteRedacción

Carolina Marín volvió a demostrar ante una de las grandes del circuito mundial de bádminton, la japonesa Nozomi Okuhara, su gran inicio de temporada, al imponerse en dos mangas en el Masters de Indonesia, en Yakarta, con lo que ya se sitúa en los cuartos de final del torneo en el que en 2019 tuvo que abandonar en la final debido a una grave lesión de rodilla.

Aquel suceso ya está olvidado para la jugadora española, que tenía muy claro que debía iniciar este 2020 muy en forma, en busca de un buen ranking con el que afrontar la gran cita del año, los Juegos de Tokio 2020.

En la segunda ronda de Indonesia, la onubense tuvo enfrente a una gran rival como es Okuhara, cuarta del mundo, pero no la dio opciones. Desde el inicio Marín dominó el partido y desde el 5-6 favorable a la nipona, ya todo fue ventajas a favor de la española que acabó el primer episodio, con victoria por 21-13.

Poco cambió en la continuación, con una Carolina, que se puso en ventaja desde el comienzo (3-1) para dominar también el segundo set, por 21-15, para lo que necesitó 49 minutos de juego.

Y es que el buen momento de la jugadora andaluza, unido a que se trata de una jugadora que se le da muy bien a la española, lo demuestran los triunfos el pasado año sobre la japonesa en el  Open de Francia, en el de  Open de Dinamarca y en el de  Open de China.

Segundo partido

Marín inició el torneo con la lesión del año pasado ya olvidada. Este miércoles en primera ronda, se enfrentó a la tailandesa Nitchaon Jindapo, donde se impuso por un marcador similar, 2-0 (21-13 y 21-15).

Todo ello, después de un gran inicio en el Máster de Malasia en el que cayó el pasado sábado en semifinales ante la china Chen Yu Fei, la número uno del mundo, quien le dio pocas opciones al ganar por 21-15 y 21-14.

practicodeporte@efe.com