David Ramiro PracticoDeporteMadrid

El californiano Chris Sharma (Santa Cruz, 1981) puede presumir de haber escalado algunas de las paredes más impresionantes del mundo y ganar las competiciones más importantes a nivel internacional.

Su faceta aventurera, que nació cuando empezó a escalar a los doce años, la compagina desde hace un tiempo con otra emprendedora. En 2015 abrió un rocódromo en Barcelona y ahora, cinco años después, llega a Madrid con otro proyecto más ambicioso junto a su mujer, la venezolana Jimena Alarcón.

"La escalada es un deporte en expansión, no deja de crecer en España". Con esa premisa, el deportista estadounidense ha puesto en marcha Sharma Climbing Madrid, que cuenta con las mayores instalaciones de escalada en cubierto de España con 4.000 metros cuadrados de muros de hasta 19 metros de altura, con 160 vías en 150 bloques y un muro de competición oficial de boulder de 30 metros de ancho apto para acoger cualquier competición.

Además, en la zona de entrenamiento específico se sitúa un campus board con gran variedad de agarres y un kilterboard -un plafón regulable en inclinación que permite elegir entre más de 50000 opciones diferentes y para el que las presas se iluminan al escoger la ruta-, así como dos vías de velocidad homologadas por la Federación internacional de Escalada.

"La escalada está en pleno crecimiento y cada vez hay más gente que demanda vivir este tipo de experiencias", declara a EFE Sharma, que lleva quince años viviendo en España y ha podido ver la evolución de este deporte durante este tiempo.

Mercado en expansión

La afición a la escalada está creciendo en España y sus practicantes, ante las pocas referencias nacionales que existen, buscan a sus ídolos en el mundo virtual. Prueba de ello es que la presencia de Chris Sharma en Madrid supone todo un acontecimiento para los escaladores aficionados que no pierden la oportunidad de fotografiarse con su ídolo.

"Desde que me metí en este negocio sabía que España es un mercado poco desarrollado respecto a Estados Unidos, Francia o Alemania. Aquí había una oportunidad de hacer algo bonito y quería convertirlo en realidad. El centro de escalada de Barcelona es más pequeño y este de Madrid es mucho más grande, pero ambos representan mi visión de este deporte", confiesa.

El deportista norteamericano asegura que en los centros urbanos es dónde más crecimiento se ve de la escalada. "Hemos comprobado que hay mucha gente que, a través de los rocódromos, descubre un deporte que engancha porque va más allá del simple ejercicio físico".

"En sitios cerrados es divertida la escalada porque te conecta de manera social con una comunidad y te hace desconectar de las preocupaciones. Tiene todos los beneficios saludables, igual que un gimnasio, pero con el valor añadido de pertenecer a una comunidad con la que haces amistad. Al aire libre, además, te permite conectar con la naturaleza.", señala.

Rentable y para todos los públicos

En los dos rocódromos hay sitio para todos los públicos, desde los que se inician y son principiantes hasta los más sofisticados y dominan las diferentes técnicas con facilidad.

Este 2020 marcado por la COVID-19 no ha afectado a la escalada. "Hemos notado que la gente viene con ganas y que cada vez hay más afición, por eso el potencial de expansión que existe en España, un país que hace nada estaba quince o veinte años por detrás en este deporte respecto a Estados Unidos o algunos países europeos".

Chris Sharma tiene claro que la escalada es un negocio rentable, incluso en tiempos de coronavirus. De hecho, en el centro de Barcelona trabajan 25 personas y en Madrid 30. "Irá a más", subraya el californiano, que apunta que después del confinamiento tuvieron "tres meses fabulosos y la demanda crece".

Al ser un recinto cerrado han ajustado la apertura a todas las medidas de seguridad, entre ellas invirtiendo en máquinas de ventilación y controlando el aforo. También con el magnesio que se usa para escalar, que ahora lo ponen en las manos con alcohol de 70%. "Es una forma de higiene", subraya.

Los rocódromos suponen un nuevo sector de escalada que cada vez debe llegar a más gente, indistintamente de su género, según Sharma. "Hay más mujeres que hombres en rocódromos y hay que destacar el subidón de nivel de los últimos años que están teniendo ellas respecto a los hombres".

La escalada de Chris Sharma como emprendedor sigue su progresión ascendente. Para los últimos meses de 2021 su idea pasa por abrir el tercer centro de escalada cubierto en España en la localidad barcelonesa de Gavá.

practicodeporte@efe.com