El Club de Campo Villa de Madrid de hockey femenino ha conquistado el segundo triplete de su historia, tras conquistar la Copa de la Reina, el Trofeo Euro Hockey y poner el broche con el título de liga.

Tras la temporada 2018, en la que se quedaron a las puertas de hacerse con el título liguero, han conseguido conquistar los tres títulos en un año gracias al gran nivel general de todas las jugadoras y a un calendario más amable que en ocasiones anteriores, lo que les ha permitido completar todos los partidos de forma contundente.

Del mismo modo, el haber ganado la liga regular antes de tiempo, les ha permitido afrontar con más garantías el final de liga, al no tener que preocuparse del puesto en la clasificación.

“Llevamos en el mismo equipo muchos años, nos entendemos bien y eso se nota”

La Copa en casa

Tal y como asegura a EFE Beatriz Figar, jugadora del Villa de Madrid, la competición copera se encuentra entre sus favoritas, y esta edición, que ha tenido como sede el propio Club de Campo, ha supuesto una motivación adicional.

El factor campo, explican, es algo que notan especialmente, sobre todo porque les permite jugar muy cómodas, arriesgar y combinar más. “Había mucha emoción en el ambiente, llevábamos toda la semana viendo como se montaba todo y sabíamos que luego nos iba a tocar jugar allí, con toda la gente que conoces y que te viene a ver”, añade Alejandra Torres, internacional con España.

Periplo europeo

En una competición en la que llevan ya muchos años, nunca habían logrado hacerse con el título hasta este año. En la última ocasión en la que disputaron el torneo consiguieron excelentes resultados pero acabaron perdiendo la final frente a las anfitrionas, quienes se encerraron atrás y no les permitieron materializar las innumerables ocasiones de las que gozaron.

El haber conseguido quitarse la espina que tenían clavada les ha dado fuerzas para volver a España y poner el broche de oro a la temporada con la consecución del título de liga.

Repercusión mediática

Las propias jugadoras son conscientes de que el hockey es un deporte minoritario y el hecho de ser mujeres supone además un factor en contra para que no se las reconozca lo que merecen. Aún así, admiten que cada vez cuentan, con más atención por parte de los medios, que dan a conocer su deporte, pero también con más interés por parte de los patrocinadores, como Iberdrola, patrocinador oficial de la Liga de Hockey.

“Notamos la mejoría, pero siempre se agradecería un poco más”

Y es que, tal y como explican a EFE las jugadoras, realmente sólo las jugadoras internacionales cuentan con el respaldo de becas y ayudas económicas. “Las jugadoras como nosotras nos lo tomamos como un hobby, sólo que implica un compromiso profesional”, puntualiza Ana Marquina .

Más que equipo, una familia

En numerosas ocasiones, les resulta realmente complicado compaginar viajes, horas de entrenamiento y estudios, pero el hecho de llevar toda la vida sometidas a una vida disciplinada les ha permitido aprender a gestionar su tiempo y a compatibilizar la vida deportiva con sus estudios universitarios.

La clave de su éxito, explican, reside en que cuentan con un bloque de jugadoras con mucha experiencia y de máximo nivel que se combina con una cantera que nutre al equipo con nuevos talentos.

El rango de edades oscila entre los dieciocho y los treinta y dos años, pero tal y como asegura Beatriz, “nos llevamos todas muy bien, se acoge muy bien a la gente que llega de fuera, que normalmente se queda mucho tiempo”.

Primera edición de la Euroliga Femenina

Las jugadoras se muestran entusiasmadas ante el hecho de ser el primer equipo español femenino en esta competición.

Además, al celebrarse en el mismo campo que la competición masculina, “la repercusión el ambiente, los patrocinadores y la gente que vaya a vernos van a ser los mismos, lo que va a suponer un salto de calidad para nuestro deporte en todos los sentidos y nos apetece muchísimo”, concluyen.

practicodeporte@efe.com