PracticoDeporteMadrid

El castellano-leonés David Llorente ha sido elegido por la Real Federación Española de Piragüismo para representar a España en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la prueba de k1 de eslalon, tras la resolución del proceso de selección sobre la titularidad de esta plaza a la que también optaba el vasco Joan Crespo.

El informe elaborado por la entidad federativa asegura que el palista segoviano estará presente en la capital nipona "sin necesidad" de recurrir a la tercera de las cuatro fases previstas en el proceso selectivo mencionado anteriormente, gracias a la medalla de plata que consiguió en el Mundial 2019 y a la diferencia de puntos con su compañero.

Los criterios regulaban que en caso de que hubiera más de una embarcación preolímpica, si la primera consigue trece o más puntos de diferencia con respecto a la segunda sería automáticamente considerada olímpica sin necesidad de llegar a la fase tres, por lo que la distancia existente entre los siete puntos de Llorente y los treinta y tres de Crespo determinan que la embarcación del segoviano debe ser considerada olímpica, después de que ninguno de los dos hubiera sido campeón de mundo.

Además, el deportista español, subcampeón del mundo en K1 y el oro mundial por equipos en 2019, ya sabe lo que es subirse a lo más alto del podio en el canal de Kasai Rinkai, sede que acogerá la competición de piragüismo en la modalidad de eslalon en Tokio, donde se colgó la medalla de oro en el test olímpico celebrado hace unos meses para probar y conocer las instalaciones.

Proceso de selección

Los criterios de selección en la modalidad de eslalon aprobados por la RFEP determinaban un procedimiento con cuatro fases de selección para los deportistas con posibilidad de asistir a los Juegos Olímpicos, siempre y cuando se consiguiera clasificar un barco para los mismos.

La primera fase se refería a la celebración de unas pruebas nacionales e internacionales con el fin de seleccionar al equipo nacional 2019 y participantes en el proceso de selección preolímpico. En esta comenzaron David Llorente, Joan Crespo y Samuel Hernanz como candidatos. Este último quedó excluido en base a los resultados obtenidos en ese periodo, mientras que los dos primeros, que obtuvieron medalla de plata y bronce, respectivamente, en el Campeonato del Mundo, fueron los finalistas a ocupar la plaza olímpica.

El segundo periodo indicaba que se procedería a la selección de valores preolímpicos con el objetivo de detectar si existen deportistas con regularidad real de presión y resultado en una final olímpica. De esta forma, David Llorente, perteneciente al club Eresma, obtuvo la consideración de preolímpico al lograr las tres mejores puntuaciones después de cinco competiciones, cumpliendo así el objetivo de esa fase dos. En su caso, Joan Crespo se sumó a la lista de posibles representantes, gracias a su medalla de bronce en el Mundial de la Seu d’Urgell.

La tercera planteaba que se celebrarían pruebas de selección dependiendo de la embarcación y del resultado del proceso selectivo anterior, definiendo el equipo olímpico, si fuera necesario, y la cuarta abría el supuesto de aquellas embarcaciones que no hubiesen conseguido la plaza para España en el Mundial de la Seu 2019, dándose la opción a conseguirla en el Campeonato de Europa 2020. Sin embargo, no hubo que recurrir a estas dos, ya que David Llorente fue elegido en como representante español en el segundo periodo.

Máxima representación española

En Tokio 2020, la selección española de piragüismo en la modalidad de eslalon, dirigida por Guillermo Diez-Canedo, estará representada en todas las especialidades posibles tras clasificar por primera vez en la historia a todas sus embarcaciones.

 Así, la delegación nacional contará con cuatro embarcaciones, entre las que estarán la campeona olímpica Maialen Chourraut; el vasco Ander Elosegui, que también cuanta ya con su plaza para la cita olímpica; David Llorente, recientemente designado olímpico; y una palista en el C1 femenino que aún está por conocer.

practicodeporte@efe.com