PracticoDeporteMadrid

La mayor experiencia y veterania de Manuela Díaz y Pablo Abián fue decisiva para desequilibrar los títulos campeones de España 2020 individuales de bádminton, disputados a lo largo del fin de semana en el Polideportivo Municipal Andrés Estrada de Huelva

Fueron dos finales, la femenina y la masculina, muy similares, donde los favoritos, Díaz y Abián, se vieron sorprendidos de inicio por sus rivales, Elena Lorenzo y Enrique Peñalver, respectivamente, pero los campeones tiraron de experiencia para recuperarse y dar la vuelta al partido.

Díaz, campeona

En la final femenina, las ausencias de las principales dominadoras del ranking nacional femenino, Carolina Marín y Bea Corrales, no desmereció el buen campeonato que se pudo disfrutar en Huelva, y más en una final que enfrentó a la experiencia de Manuela Díaz, la número tres nacional, y la joven Elena Lorenzo, octava en el ranking español.

La salida fulgurante de Lorenzo, no pareció que era la inexperta, se convirtió en una renta de (6-10), aunque Díaz fue entrando poco a poco en el partido, para llegar al ecuador con sólo un punto de ventaja para la madrileña (10-11).

A pesar de su juventud, 19 años, la del Club Paracuellos aceleró el ritmo en la recta final del parcial, y lo certificó a su favor por 16-21.

Todo cambió en la continuación. La del Arjonilla salió más metida en el partido, y pronto puso distancia en el marcador, con ventajas que llegaron a los cinco puntos a mitad de la manga (11-6). Díaz se hizo completamente con el dominio del juego en este set, que concluyó a su favor con un claro 21-11.

Tras el descanso, el juego volvió a la igualdad del principio (3-3), hasta que la andaluza tomó definitivamente las riendas del encuentro con cinco puntos seguidos (8-3), ventaja que mantuvo en el ecuador (11-6). La madrileña no dejó de intentarlo, pero Díaz supo mantener la calma para hacerse con la victoria sin complicarse en los puntos finales (21-11).

En los micrófonos de LaLigaSports, Manuela expresó su satisfacción por la victoria, reconoció que no llegó en las mejores condiciones al campeonato, pero tenía claro "que me lo tenía que llevar como fuera", en lo que es su primer Nacional en individual.

Abián, remontando

La final masculina también fue muy igualada, con un gran juego por ambas partes, y con mucha polémica, que llevó a terminar con los dos finalistas discutiendo, al final del partido, y donde la mayor experiencia de Abián fue decisiva en la recta final para mantener con 35 años su hegemonía al frente del bádminton masculino español.

Y eso que de inicio fue Enrique Peñalver, quien dominó en el juego y en el marcador, ante un Abián que no encontraba cómo hacer daño a su rival. De esta forma, el primer parcial se lo llevó  el toledano sin excesivos agobios, por 12-21. No obstante, el aragonés sacó todo el juego que tiene dentro, tiró de experiencia y cambió el rumbo del partido.

Comenzó a llevar la iniciativa en el partido, lideró la segunda manga desde el comienzo (11-6), una diferencia que se mantuvo para igualar el partido tras un 21-15. Todo quedó pendiente para un tercer set en el que Peñalver recuperó sensaciones, y comenzó dominando por 1-5, incluida ya alguna jugada polémica, aunque Abián igualó en el ecuador de la manga (10-10).

La recta final del partido fue vibrante y con continuas protestas por parte del bilbilitano, incluso la juez árbitro tuvo que llamar a los dos jugadores para tranquilizarles. El de Calatayud siguió dando la vuelta al encuentro, sumó cuatro puntos seguidos, de un 10-11 a un 14-11, aunque Peñalver no cejó y terminó cediendo en la final por 21-18 después de 67 minutos de juego.

A la conclusión, Abián señaló que había sido un partido "muy intenso, hay dar lo máximo y las cosas se quedan dentro dela pista", aunque criticó el arbitraje en determinadas situaciones que fueron en su contra, indicó al micrófono de LaLigaSports.

El jugador aragonés, cabeza de serie número uno, superó en la segunda ronda a Miguel Esteve (21-13 y 24-22), en cuartos a Fran Olivares (21-14 y 21-2) y en semifinales a Carlos Piris por 21-13 y 21-14.

Finales de dobles

En el doble mixto, no hubo sorpresas y Alberto Zapico y Lorena Usle se impusieron a Iván Villanueva y Elena Fernández por 21-18 y 21-12 en 38 minutos.

En cuanto al doble femenino, Laura Molina y Haidee Ojeda se llevaron el título al vencer en la final a Nerea Díaz y Marta Molina, por 21-11 y 21-16 en 34 minutos.

Por último, en el doble masculino la victoria fue para Jaume Pérez y Javier Sánchez que se impusieron en el último partido al dúo formado por Joan Monroy y Carlos Piris, por 13-21 23-21 21-19 en 59 minutos.

practicodeporte@efe.com