PracticoDeporteMadrid

Con el fin de ir introduciendo hábitos de buena vida saludable en la rutina diaria de la gente, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) presenta un informe con diez consejos que llevar a cabo, según la nueva pirámide alimenticia, para alcanzar un mayor beneficio para nuestra salud.

Esta idea surge de la necesidad de convencer a todas aquellas personas que se permiten 'el lujo' de estar horas sin comer, días ingiriendo un solo alimento y pasando hambre con la errónea idea de que así adelgazarán, pero que no son capaces de adoptar una práctica saludable cuyo esfuerzo es mínimo y que proporciona más ventajas.

Por eso, es momento de convencerse de que no existe ninguna fórmula mágica o milagrosa para conseguir esa imagen que en muchos casos es inalcanzable, ya que es un estereotipo que ha fijado la sociedad de consumo, según recoge Infisport en un artículo del que se hace eco la Real Federación Española de Ciclismo.

Decálogo de la dieta saludable

1. Beba un mínimo de 1,5L de agua, te, infusiones o sopa: una correcta hidratación es esencial para mantener un buen equilibrio de agua corporal, si bien las necesidades variaran según la edad de las personas, el nivel de actividad física que se realice, la situación personal y las condiciones climáticas.

2. Coma diariamente carbohidratos (pan, pasta, arroz, legumbres…): preferiblemente en su versión integral. Esta es la base para la obtención de energía y poder rendir en nuestro entrenamiento/competición.

3. Consuma productos lácteos semidesnatados o bajos en grasa 2-3 veces al día.: nutricionalmente se debe destacar que los productos lácteos son una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fosforo, etc..) y vitaminas. Por otro lado, el consumo de leches fermentadas (yogur, etc..) se asocia a una serie de beneficios para la salud porque estos productos contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microbiota intestinal.

4. Alterna el consumo 1-3 veces al día de carne blanca, pescado, legumbres, huevo y frutos secos: Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que se les atribuye propiedades protectoras frente a enfermedades cardiovasculares. Los huevos contienen proteínas de muy buena calidad, grasas y muchas vitaminas y minerales que lo convierten en un alimento muy rico. El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado.

5. Coma al menos 5 raciones de frutas y verduras al día (fruta 3-4 y verduras/hortalizas 2-3 veces al día): Las frutas y verduras son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria además de vitaminas, minerales, fibra soluble y fitonutrientes. Las frutas pueden ser una excelente alternativa a media mañana o como merienda.

6. Limita el alcohol, las carnes rojas, azúcares refinados o alimentos procesados.

7. Realiza 60 minutos de actividad física diaria para un adecuado balance energético y equilibrio emocional: Mantenerse físicamente activo y realizar cada día ejercicio físico adaptado a nuestras capacidades es muy importante para conservar una buena salud.

8. Utiliza técnicas culinarias saludables: cocción al vapor, plancha, horno, hervidos… evite las frituras.

9. Fracciona las comidas a 5 tomas diarias.

10. Consuma suplementos nutricionales siempre con el asesoramiento de un profesional de la salud: Olvidémonos de “dietas tipo” las cuales no son extrapolables para el conjunto de la población y adoptemos hábitos alimenticios saludables de la mano de un coach sanitario (nutricionista, farmacéutico, medico…); nuestra salud nos lo agradecerá.

practicodeporte@efe.com