Practico DeporteRedacción

Un tanto de Ludmila en el minuto 80 ha servido al Atlético de Madrid femenino para traerse un valioso empate del campo del Manchester City en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones femenina.

El tanto hizo daño a un equipo británico que fue mejor en condiciones generales, se adelantó pronto y siempre pareció intuirse más el 2-0 que el empate. Sin embargo, el arreón final de las rojiblancas provocó entusiasmo en el equipo español, que fue otro tras el 1-1.

Si hasta ese momento todo, o casi todo, había sido remar, sufrir y sobrevivir pensando en el partido de vuelta, desde el gol de Ludmila cambió el panorama y el Atlético pudo llevarse un resultado todavía mejor, pues tuvo opciones reales de anotar el segundo tanto en varias acciones cuando el partido ya se acercaba a su final.

Eliminatoria de detalles

Lo que está claro es que el encuentro ha puesto de manifiesto lo que casi todo el mundo tenía claro, que era una eliminatoria muy igualada en la que cada detalle podía decidirla. Y así ha sido porque los dos goles han sido absolutamente claves en el devenir del partido.

El resultado es muy bueno para las colchoneras, que se jugarán el pase a los cuartos de final en casa en quince días exactos, pues será de aquí dos miércoles. Ese día, el Atlético tendrá la oportunidad ante su público de obrar otro milagro histórico y meterse entre los ocho mejores equipos del mundo.

Este jueves será el turno del Fútbol Club Barcelona, actual finalista de esta competición. Se las verá ante el Minsk (19:00 horas) bielorruso en una eliminatoria en la que parte como gran favorito para volver a meterse entre los ocho mejores.

Practicodeporte@efe.com