El homenaje a Miguel de la Quadra-Salcedo, aventurero y divulgador pero también uno de los mejores atletas españoles, se convirtió el pasado 25 de mayo, en una reunión de amigos y corredores alrededor de la pista central de la Universidad Complutense de Madrid.

No se quisieron perder este entrañable homenaje Fermín Cacho, Maite Zúñiga, Jesús España, Carla Sacramento, Alberto Juzdado, el argentino Antonio Silio y el irlandés Brian Treacy, que participaron en la prueba estrella, los 1.500 metros, que se recorrieron en cinco vueltas de 300 metros a la pista de ceniza.

También hubo un recuerdo especial a Margot Moles y Aurora Villa, que en la década de los treinta consiguieron plusmarcas individuales en lanzamiento de martillo.

Pasado y presente

En la Ciudad Universitaria también estuvo, con más de 70 años, Consuelo 'Cheli' Alonso, primera campeona de España de 1.500 en 1969 y que dobló su participación en los 1.000 y 1.500 en Madrid.

La mediofondista Marta Pérez, vigente campeona de la distancia, tampoco quiso perderse la cita como relevo natural de tantos y tantos grandes atletas de la historia española.

A los mandos, con la megafonía, estuvo Isaías Díaz, una de las personas que más sabe de atletismo en España con una reconocida trayectoria de varias décadas a sus espaldas.

El acto se cerró con un manifiesto leído por Ignacio Sola, con una vuelta a la pista a los acordes del Carros de Fuego de Vangelis.

Estatua homenaje

Desde mayo de 2018 una estatua de Miguel de la Quadra-Salcedo (1932-2016) preside la antigua pista de ceniza de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Situada en el Complejo Deportivo Zona Sur de la UCM, justo al lado del campo de rugby, ha recobrado su vida desde hace un tiempo gracias a la Asociación Española de Estadísticos de Atletismo, organizadora del memorial.

El apoyo de la UCM y la aportación de 350 donantes permitieron que hace un año viera la luz la escultura de Víctor Ochoa y Eva Cano.

practicodeporte@efe.com