PracticoDeporteRedacción

El atletismo volvió a vibrar a pesar de esta temporada inusual, y lo hizo en la primera cita de Diamond League, el Herculis EBS de Mónaco, en el estadio Luis II de Mónaco, donde Joshua Cheptegei hizo récord del mundo en 5.000 metros, y los representantes españoles, con Orlando Ortega a la cabeza, tuvieron una gran actuación.

Ortega se impuso en los 110 metros vallas, tras cerrar el crono con un tiempo de 13.11 mejor marca mundial de la temporada.

En la que fue su primera carrera de 110 metros vallas de la temporada, como suelo ocurrir Ortega no defraudó y se impuso en una prueba en la que también estaba el campeón del mundo, el estadounidense Grant Holloway, quien tan sólo pudo ser cuarto con 13.19.

Tras el español, acabó segundo el británico Andrew Pozzi, con 13.14, y tercero el francés Wilhem Belocian, con 13.18.

Récord en 5.000

En los 5.000 metros, el ugandés Joshua Cheptegei dio un espectáculo inesperado para muchos en los 5.000 metros. Batió el récord del mundo que tenía el etíope Kenissa Bekele, con 12:37.35, desde mayo de 2004. El ugandés hizo 12:35.36.

Y el español Ouassim Oumazi se unió a la fiesta y acabó quinto, con su mejor marca personal 13:13.14, 18 segundos menos que su anterior marca, y récord nacional sub-23. El anterior estaba en poder de Yusef El Nasri, con 13:17.39 desde agosto de 2000.

En los 3.000 obstáculos, Fernando Carro había prometido espectáculo y cumplió. Acabó cuarto, con un tiempo de 8:13.45. La victoria fue para Soufiane El Bakkali, con 8:08.04, y Dani Arce terminó séptimo, con 8:19.40, mejor marca personal.

Un 1.500 espectacular

En los 1.500 metros, Timothy Cheruiyot fue el único que siguió a las liebres, en un inicio de prueba excesivamente alocada, y que los hermanos Ingebrigtsen aprovecharon para acercarse pero nunca superarlo. Y es que el keniata acabó con 3:28.45, mejor marca mundial, por 3:28.68 de Jakob Ingebrigtsen, nuevo récord europeo de la distancia.

Con sólo 19 años, el pequeño de los hermanos, se hace con un récord continental que estaba en poder del británico Mo Farah, con 3:28.81.

Este gran 1.500 también supuso una muy buena noticia para el atletismo español, gracias a un Jesús Gómez que no se arrugó y que acabó sexto con 3:33.07, lo que significa pulverizar su mejor marca hasta ahora, 3:36.40, más de tres segundos de rebaja.

Guerrero, liebre de lujo

Pocas veces se puede ver una liebre de la calidad de Esther Guerrero, la mediofondista española que ha iniciado la temporada en gran forma, fue la encargada de lanzar los 5.000 metros.

La catalana, tras batir la mejor marca nacional en los 2.000 metros y su mejor marca en los 800 en Suecia, marcó los ritmos que se le pidió a 1:09 la vuelta, incluso menos. La catalana aguantó hasta los 1.500 metros, en una carrera en la que se impuso la keniata Hellen Obiri por delante de la etíope Letesenbet Gidey, tras la retirada de la holandesa Siffan Hassan. Los 14:22.12 de la ganadora suponen también mejor marca del año mundial y récord de la reunión de Mónaco.

Además en los 800 masculinos también hubo mejor marca mundial del año, a cargo del estadounidense Donovan Brazier, con 1:43.15.

Exhibición de Warholm

En los 400 metros vallas, nueva exhibición de Karsten Warholm. El noruego volvió a demostrar su superioridad respecto al resto de atletas. Marcó 47.10, mejor marca mundial y también de la reunión, y muy cerca de su mejor marca personal, que está en 46.92.

En los 100 metros femeninos, la victoria fue para la suiza Ajla Del Ponte, que sorprendió a las favoritas, a las que se impuso con un tiempo de 11.16.

El sueco Armand Duplantis, que intentó superar el récord del mundo al aire libre de Sergei Bubka, llegó a los 6 metros, pero no pudo con los 6.15. Aún así, ganó la prueba con la mejor marca mundial del año.

Por su parte, Faith Kpiyegon completó una carrera espectacular de los 1.000 metros femeninos. Ganó y lo hizo con la segunda mejor marca mundial de todos los tiempos: 2:29.15, mientras que la venezolana Yulimar Rojas llegó a los 14,27 en un concurso de triple salto en el que se quedó muy cerca de la victoria la búlgara Gabriela Petrova, con 14,18.

Quien no tomó parte en esta reunión atlética es el pertiguista francés Valentin Lavillenie, hermano del explusmarquista mundial de salto con pértiga Renaud Lavillenie, porque ha dado positivo de COVID-19.

practicodeporte@efe.com