PracticoDeporteRedacción

La nadadora española María de Valdés tiene claro que de cara a los próximos Juegos de Tokio su intención es estar compitiendo tanto dentro de las piscina como en las aguas abiertas.

A pesar de tener tan solo 21 años, la fuengiroleña sabe que es capaz de lograr las dos cosas y, por eso, este miércoles pone rumbo a Italia para disputar su primera competición tras el parón.

"La verdad es que es difícil compaginar ambas cosas, pero si te lo propones lo puedes conseguir. No era mi objetivo, pero a medida que iba pasando el tiempo me di cuenta de que lo podía hacer. Jesús, mi entrenador, me lo dijo. No me creía que pudiera competir en el 1.500 con Jimena Pérez y con Mireia Belmonte", va contando sobre esa posibilidad de doblar en las dos disciplinas.

Competir en 1.500 y 10 kilómetros

"Fue un objetivo cumplido y ahora lo que quiero es clasificarme y estar entre las dos mejores españolas para Tokio. Si entrenas piscina creo que también estás preparada para hacer aguas abiertas. Si entrenas fondo puedes hacer bien un 1.500 y un 10 kilómetros”, describe.

Aunque la piscina se guía por el reloj y los tiempos, lo de las aguas abiertas es totalmente diferente. "Depende del día y de la carrera siempre pueden pasar muchas cosas. Puede alguien apretar desde el principio, puede ser una carrera sostenida y que alguien tire al final... Tienes que saber cuándo van a dar el cambio de ritmo; eso se estudia con el entrenador, analizando a las rivales. Es una cuestión de experiencia y táctica".

Se considera una nadadora cuyo punto fuerte "es la resistencia", ya que es capaz de llevar un mismo ritmo durante mucho tiempo. "Puede dar un poco de ansiedad el hecho de estar tan rodeada de nadadoras, no me gusta mucho el contacto; es algo que estoy trabajando, así como las boyas. En el día a día se intenta perderle el mido. Y cada vez me gusta más".

Ahora ha llegado el momento de volver a la competición, algo que hará entre el 18 y el 21 de agosto en el Campeonato de Italia, donde además de María habrá otros españoles. "Nos encontraremos con muy buenos nadadores porque es una gran potencia. No he podido mirar inscripciones, no he tenido el tiempo de verlo, pero más o menos tengo la idea de que con las italianas va a haber un buen nivel en las tres pruebas. También va a venir varias francesas, alemanas...".

La malagueña, que empezó a crecer como deportista en Galicia gracias al Liceo, reconoce que ha tenido un camino tortuoso debido a las lesiones. "Me han tratado bastante el hombro, he tenido recaídas, pero ahora mismo estoy bien. Se pasa miedo después de una lesión grave, pero gracias a que me han ayudado mucho, he ido perdiéndolo. Gracias a todo eso ya no me ha dado tantos problemas", finaliza una nadadora que sueña con estar en Tokio compitiendo sin descanso.

Practicodeporte@efe.com