PracticoDeporteMadrid

La selección española volvió a dictar una nueva lección de baloncesto, esta vez el escaparate fue el Eurobasket 2019, donde España revalidó su corona continental, al imponerse en la final a Francia, en una nueva exhibición de juego, por 86-66.

El equipo que dirige Lucas Mondelo es histórico, épico y sobre todo un equipazo, por su mentalidad, moral, trabajo y otras muchas cualidades. Y todo ello, se volvió a demostrar en este domingo en el Belgrado Arena, como otros tantos veranos en los que no se bajan del podio en la competición que correspondan cada año. Siete veranos y otras tantas medallas.

Desde el inicio

Como ocurrió en la semifinal ante Serbia, España salió con las ideas claras de inicio. Quiso mostrar a las francesas su jerarquía. Un 13-6 en los tres primeros minutos, incluidos tres triples de Marta Xargay, fueron el mejor prólogo para las de Mondelo.

No obstante, Francia no quiso el papel de las serbias, sabían que una España por delante en el marcador es muy difícil de superar. Buscaron la reacción a base de velocidad, aunque la efectividad en ataque de las españolas, con seis triples y una Xargay inmensa, con 11 puntos en el primer cuarto, permitieron aumentar las ventajas, hasta los once de ventaja (32-21).

No era fácil tras el primer paréntesis mantener el nivel del primer cuarto y, aunque disminuyó la efectividad en el tiro, se mantuvo la tensión y se mejoró la defensa. Hechos que propiciaron aumentar las diferencias hasta los 15 puntos (46-31) a falta del 2:50 para el descanso.

Rozando la perfección

Al descanso, España llegó a los 50 puntos, muestra de su gran efectividad, lo que permitió irse al descanso con catorce puntos de diferencia (50-36) y la sensación de que era el día para hacerse con otro título y aumentar el prestigio que tiene este equipo (selección).

Pero para ello, todavía quedaban veinte minutos. Tiempo en el que Francia salió con todo y a por todo. Empezó con un 4-0 a favor, que puso la diferencia en la frontera de los diez puntos (50-40), incluso a ocho (52-44).

Ahí volvió Xargay, que en el segundo no anotó, y encadenó siete puntos y un respiro para una España que lo estaba pasando mal. La vuelta de la de Girona permitió otro despegue (61-48 mediado el tercer cuarto). España volvió a apretar en defensa y a ampliar diferencias (65-49).

Control y control

Una vez parada el intento de reacción francesa, las de Mondelo volvieron a controlar el juego, sabedoras que todo estaba a su favor y tan sólo había que dejar que el tiempo transcurriera. De esa manera, finalizó el penúltimo cuarto con una ventaja de catorce puntos (70-56) tras una jugada impresionante de Silvia Domínguez. Lo hizo todo: rebote, contrataque, control, tiro y canasta.

Al inicio del último cuarto se esperaba una Francia que saliera a la desesperada pero se encontró a Marta Xargay que en la primera jugada anotó un nuevo triple. Fue la demostración de que España ya no iba a dar opciones al equipo galo, que poco a poco tuvo que reconocer su inferioridad ante las grandes reinas del baloncesto europeo.

practicodeporte@efe.com