PracticoDeporteMadrid

Un estudio ha concluido que la crisis del coronavirus afectará gravemente al fútbol aficionado en España, cifrando las pérdidas en alrededor de 53 millones de euros al mes en total, debido a la imposibilidad de recibir ingresos por cuotas y taquillas y la obligación de mantener los gastos en sueldos, seguridad social o instalaciones.

El cálculo ha sido llevado a cabo por Amadeo Spadaro, profesor de Economía en la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y que además preside el CD San Francisco, de la División de Honor Juvenil de Baleares. Spadaro ha destacado que los clubes se encuentran en una situación crítica ante la "falsa absoluta de ingresos". Para su estudio ha utilizado la información oficial del Consejo Superior de Deportes (CSD), que cifra en 21.200 los clubes federados en España, con un promedio de 50 fichas por club.

"De una estimación económica rápida, el club promedio en España enfrenta unos costes de actividad totales mensuales de aproximadamente 2.500 euros. Esto implica que, mensualmente, el fútbol aficionado está perdiendo 53 millones de euros", afirma Spadaro. Para él, la solución está clara.

"Ante la incertidumbre sobre la duración de la pandemia, lo mejor es dar por finalizada la temporada 2019-2020 para amortiguar el impacto de la crisis", explica. 

Posibles soluciones 

El economista cree que la suspensión de la competición es la única vía ante la ausencia de "mecanismos de paracaídas", y lamenta que "ni el Gobierno ni la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) han hecho la más mínima mención al daño económico del coronavirus sobre el fútbol". Su estudio cifra las pérdidas en las comunidades autónomas con más licencias, Cataluña y Madrid, en alrededor de 8,6 y 6 millones de euros respectivamente.

Spadaro considera que lo primordial es "reducir costes" y por ello dar por concluida la temporada "permitiría a todo el fútbol, no solo aficionado, acogerse al cierre por situación de emergencia y, eventualmente, solicitar ayudas y compensaciones por parte de las autoridades públicas".

En esta línea, el autor del estudio compara la situación de los clubes de fútbol aficionado con la que están viviendo la mayoría de pequeñas y medianas empresas debido al frenazo en la recepción de ingresos, mientras que las obligaciones de pago continúan.

Proyecto #SaldremosJuntos 

Precisamente para tratar de minimizar el impacto de la crisis del COVID-19 en las pymes, el jugador del Atlético de Madrid Saúl Ñíguez ha lanzado la iniciativa solidaria #SaldremosJuntos, a la que ya se han sumado deportistas, periodistas o influencers. LaLiga también ha mostrado su apoyo confirmando que cederá parte de los fondos recaudados en LaLigaSantander Fest, así como cuatro entradas con experiencia VIP para todos los estadios de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank para que esas pymes y autónomos puedan realizar actividades de márketing y comerciales cuando regrese la competición.

"Entre todos saldremos adelante, lo importante es que todos aporten su granito de arena para ayudar a las pymes y los autónomos a que recuperen la normalidad cuanto antes. No importa quién es el primero, lo relevante es que se sumen cuantos más embajadores, empresas e instituciones, mejor", explica el centrocampista colchonero. 

Según informa el departamento de comunicación del proyecto, cederán íntegramente lo donado por LaLiga al sector sanitario, y confirman que más de 20.000 empresas se han adherido a la iniciativa, que cuenta con embajadores de la talla de Felipe Reyes y Rudy Fernández (Real Madrid Baloncesto), César Azpilicueta (Chelsea), Rubén García (Osasuna), Sara Escudero (presentadora y cómica) o Álex Chiner (influencer).

"El fútbol tiene una obligación con sus aficionados. Es el momento de devolver lo que nos dan cada fin de semana desde las gradas y de unirnos a todas las iniciativas solidarias que surjan y a las que podemos dar visibilidad gracias a nuestra expansión internacional", concluye Óscar Mayo, director de Negocio, Márketing y Desarrollo Internacional de LaLiga.

practicodeporte@efe.com