Jose Castán | Practico DeporteMadrid

La gran actuación de las golfistas españolas en el Andalucía Costa del Sol Open de España ha sido una muestra del gran momento que vive el golf femenino nacional, a pesar de la pandemia y el cada vez mayor nivel de este deporte en su versión femenina.

Jugadoras consolidadas como Carlota Ciganda, decimotercera del mundo, o Azahara Muñoz, que llevan años en puestos destacados del ranking mundial y jugando en la LPGA, ya no están solas, como semana a semana están demostrando las Nuria Iturrioz o Luna Sobrón por ejemplo.

Y es que este fin de semana en Marbella, la clase media del golf nacional, además de Azahara Muñoz también presente, que acabó sexta, mostró el gran nivel de nuestro golf, con cuatro jugadoras entre las diez primeras, Nuria Iturrioz, segunda; María Peláez, tercera, y Luna Sobrón, novena, pero quizá el dato más importante es que catorce pasaron el corte de un total de dieciocho españolas presentes en este último torneo de la temporada del circuito europeo (LET).

Nueve en el top-100

Fruto también de ese buen momento está el hecho de que un total de nueve jugadoras acabaran en el top-100 de la clasificación de la Road to Costa del Sol (orden del mérito dela temporada). Muñoz fue sexta con sólo tres torneos; Iturrioz, séptima; Sobrón, duodécima como las tres mejores.Pero a ellas, hay que añadir a Marta Sanz (57), Harang Lee (68), María Hernández (69), Mireia Prat (72), Patricia Sanz (82) y Noemí Jiménez en el puesto 91.

Pero las buenas noticias también llegan con otros dos nombres propios como son los de la amateur Ana Peláez, impresionante este fin de semana, con tercer puesto final, y Fátima Fernández Cano, a quien sólo el maldito covid-19 impidió luchar por hacer historia y ser la primera española en vencer en el Symetra Tour, el segundo circuito en importancia en Estados Unidos.

La demostración de Peláez en Guadalmina muestra que todas las esperanzas puestas en ella, se van plasmando en realidades. Y eso que ya a pocos extrañó su gran comportamiento en tierras malagueñas, porque la andaluza venía de imponerse en el Santander Golf Tour Madrid, lo que le dio la plaza para disputar el Open de España.

Tras graduarse con la Universidad del Sur de Carolina y estar disputando el circuito universitario en Estados Unidos, con muy buenos resultados incluidos varios top-10, ha regresado a España en busca de un sitio en el campo profesional, como está acreditando en este otoño.

Gran Fátima

Otro caso aparte es el de Fátima Fernández Cano, a quien sólo el hecho de contaminarse de covid en la semana previa al torneo final del Symetra Tour, le impidió luchar por el título de este campeonato, ya que hasta entonces dominaba el ranking, tras una temporada esplendida de juego y resultados.

La gallega tuvo que quedarse en casa y no jugarse el título con la eslovena Ana Belac, vencedora final por muy escaso margen, pero se queda con el pasaporte de poder disputar la próxima temporada con las mejores, incluidas Ciganda y Muñoz, en el LPGA, el circuito estadounidense de golf.

En su tercera temporada en esta segunda división del golf norteamericano, la de Compostela, a sus 25 años, sumó su primer triunfo en el IOA Championship, además de cuatro top-10.

Con esta inusual temporada ya en su final, todavía queda un último y muy deseado torneo, como es el Open de Estados Unidos, relegado en sus fechas por la pandemia, y donde ese óptimo estado de forma del golf español permite que hasta cuatro de las nuestras puedan estar presentes en el Champions Golf Club de Houston, entre el 10 y el 14 de diciembre.

Y es que a la espera de saber si Carlota Ciganda termina de recuperarse de su lesión en un codo, en el último plato fuerte de la temporada estarán Azahara Muñoz, Nuria Iturrioz y Fátima Fernández Cano. Casi nada.

Por ello, hay que repetir que el golf femenino español está en uno de sus mejores momentos.

practicodeporte@efe.com