PracticoDeporteRedacción

El judo español tiene este próximo fin de semana en el Masters final 2019, que se disputa en Quinjdao (China) un importante examen en sus aspiraciones para tener el mayor número posible de judokas en los próximos Juegos de Tokio 2020.

Hasta tierras chinas se desplazan los ocho judokas españoles que han conseguido entrar entre los mejores de los distintos pesos del circuito mundial y que son los mismos que tienen claras opciones de conseguir billete para la cita japonesa del próximo verano a través del ranking olímpico, que finaliza en mayo de 2020.

Los españoles que estarán en Quinjdao son Julia Figueroa y Laura Martínez Abelenda en -48 kg, Ana Pérez Box, en -52 kg, María Bernabéu, en -70 kg, y Sara Álvarez en +78 kg en las pruebas femeninas, y Francisco Garrigós, en -60 kg; Alberto Martín Gaitero, en -66 kg, y Nikoloz Sherazadihsvili, en la de -90 kg, que es el único que ya tiene asegurada su plaza para Tokio.

.El Masters de Judo es la segunda competición más importante después del Mundial y por lo tanto la segunda que más puntos suma para la clasificación olímpica. A este torneo, que pone punto y final a la temporada, acuden los 36 mejores de la clasificación mundial.

En la actualidad, todos los españoles que participan en esta competición están en puestos que les aseguraría su participación en los Juegos de 2020, salvo Laura Martínez Abelenda, que también entraría por ranking, pero que tiene por delante a su compatriota Julia Figueroa en la clasificación, cuando sólo puede acudir una judoka por peso de cada país.

Uno a uno

Hasta ahora la temporada se puede calificar de muy positiva para el judo español, que gracias a unos o a otros brilló mucho en los distintos torneos del circuito mundial, hasta diecinueve, incluido el Mundial, ya fueran Grand Slam, los de más categoría, Grand Prix y Open, de menos.

Julia Figueroa y Laura Martínez Abelenda protagonizan un duelo español en -49 kg que está obligando a una y otra a superarse en cada prueba. Lo que normalmente hubiera sido una clasificación casi asegurada de ambas por sus resultados, el hecho de sólo disponer de una plaza por país, supone una gran competencia entre ambas, presidida por la igualdad.

Figueroa destacó con su victoria en el Grand Prix de Marraketch, sus segundos puestos en los Grand Slam de Ekateriburgo, Bakú y Osaka, éste el pasado noviembre, además de terceros puestos en Budapest y Perth, mientras que Martínez Abelenda fue la menor en Bakú y bronce en el Grand Slam de Basilea, a lo que sumó cuatro quintos puestos (Budapest, el Mundial, Abu Dabi y Perth).

En el ranking olímpico, Figueroa está en cuarta posición con un total de 3.699 puntos, por los 3.270 de Laura Martínez Abelenda, es decir todo está por decidir.

También en las categorías femeninas destaca el buen hacer de Ana Pérez Box, en -52 kg, que le colocan en la octava plaza de las plazas olímpicas, clasifican dieciséis. La valenciana se quedó en tres oportunidades este 2019 de hacerse con un oro. En Marraketch, Ekaterinburgo y Perth perdió en la final, mientras que en Budapest se hizo con la tercera plaza.

Otra que también se acerca mucho a Tokio es la veterana María Bernabéu, que a sus 33 años quiere repetir Juegos. Quinta en los Juegos de Río 2016, espera tomarse la revancha el año que viene. Para ello, ocupa el puesto veintidós en el ranking olímpico, lo que ahora le da plaza, al tener en cuenta que por delante hay varias judokas que repiten país.

No obstante, es de los judokas españoles que más necesita un buen resultado en los próximos torneos para repetir experiencia en Tokio. Este año lleva tres podios, en Budapest, con una plata, y en Dusseldorf y Bakú con sendos bronces.

La quinta española con opciones olímpicas es Sara Álvarez en +78 kg. La lucense tendría ahora pasaporte para Tokio por cuota contenental pero no por ranking, al estar en el puesto 29. Por ello, necesita buenos resultados par garantizarse su plaza.

Sus mejores prestaciones llegaron en esta segunda parte de la temporada, con dos quintos puestos en el Gran Prix de Tahskent en Uzbekistán y en el Open de Perth.

Tres opciones en hombres

Por su parte, Francisco Garrigós ocupa la octava posición en el citado ranking en -60 kg, todo ello gracias a una temporada en la que se subió al podio en dos pruebas del circuito de la IJF, el Grand Slam de Brasilia, con un bronce, y el Open de Perth, donde se hizo con la medalla de oro, junto con un segundo puesto en los Juegos Europeos de Minsk.

Otro judoka español que está cuajando una gran temporada es Alberto Gaitero, quien se sitúa quinta en la lasificación para Tokio 2020 de los -66 kg, todo ello gracias a cuagtro podio durante esta temporada, con dos triunfos en el Grand Prix de Zagreb y el Open de Perth, y otros dos bronces en Tel Aviv y Atalya (Turquía). También acabó quinto en Budapest y Abu Dabi.

Las opciones olímpicas en categoría masculina las cierra Nikoloz Sherazadihsvili, quien ya tiene asegurada plaza en -90 kg, gracias a sus grades resultados, a pesar de no poder revalidar el campeonato del mundo conquistado en 2018. De los ocho mencionados, es el que menos torneos disputó a lo largo del año, e busca de objetivos más específicos, todo ello gracias también a que omina con gran claridad el ranking de su categoría.

Sus medallas de oro en el Grand Prix de Budapest, y los Grand Slam de Brasilia y Abu Dabi, todos en la segunda parte de la temporada, le hacen claro favorito a revalidar en Quinjdao su título del Masters del año pasado conquistado en Guangzhou.

practicodeporte@efe.com