PracticoDeporteRedacción

El waterpolo español ha arrancado en tromba su participación en los Mundiales de Gwangju al debutar este domingo la selección femenina con un incontestable triunfo sobre Grecia (4-14) y la segunda victoria holgada de las jugadoras de waterpolo playa ante China (21-16) y a falta del debut mañana del equipo masculino frente a Sudáfrica.

La extraordinaria actuación de Roser Tarragó, que regresaba al equipo y consiguió seis goles, marcó el camino del equipo español femenino de waterpolo, que solventó con suma facilidad su partido ante Grecia (4-14), el rival más cualificado del grupo.

Las pupilas de Miki Oca, que tras el partido reconoció que había ido "mucho mejor" de lo que esperaban, basaron su triunfo en una defensa resolutiva, un lanzamiento demoledor y el aprovechamiento de los espacios que dejaban en el perímetro el juego de las boyas Paula Leitón y Maica García, que regresó al equipo tras una intervención quirúrgica en la mano, estuvieron sobresalientes.

Salieron con tanta concentración que en el primer cuarto solventaron el partido con un parcial 1-6. Dos tantos de Bea Ortiz y cuatro de Tarragó dejaron sin capacidad de respuesta a las helenas, actuales subcampeonas de Europa.

El partido se equilibró en el segundo cuarto, cuando España impuso más control del juego y al descanso se llegó con 3-8. Pero en el segundo tiempo, las de Oca volvieron a acelerar. Su defensa de anticipación y su acierto desde el perímetro fueron determinantes para ir aumentando las diferencias.

Un parcial 0-3 en el tercer cuarto, con goles de Tarragó, Forca y Maica García, llevó el 3-11 al marcador y en los ocho minutos finales, España volvió a cargar el juego desde la boya: Paula Leitón puso el 3-12, Forca el 3-13 y Maica le dio la máxima diferencia a las de Oca (3-14) a 3:41 minutos para el final. La griega Tsukala puso el definitivo 4-14 en el marcador.

El encuentro era trascendente para la suerte del grupo, ya que Grecia es el rival más cualificado y el primero pasa directamente a los cuartos de final. Los otros dos rivales del grupo son de un nivel sensiblemente inferior: Kazajistán y Cuba.

Buenas noticias del waterpolo playa

Por su parte, el equipo femenino español de waterpolo playa venció este domingo al de China por 21-16 en este mundial de natación que se desarrolla en Corea del Sur, en una competencia que debuta todavía como deporte de exhibición.El equipo masculino no compite.

Con este resultado, España se anota ya dos victorias en los dos juegos disputados en este campeonato, ya que el sábado derrotó por 17-10 a la selección australiana.

El entrenador de la selección española, Javier Aznar, calificó el encuentro de hoy contra China como "duro al extremo", según dijo en declaraciones ofrecidas por la Real Federación Española de Natación (RFEN).

Lo demás del domingo

En el resto de competiciones dominicales con participación española, la andaluza Paula Ruiz llegó en el lugar 24 de la prueba de 10 kilómetros de aguas abiertas, en una competencia que ganó la china Xin Xin.

María Vilas, que junto con Paula Ruiz integraba la representación española, llegó en el puesto 33 en la prueba, disputada en la ciudad de Yoesu, a unos cien kilómetros de la sede principal del campeonato, Gwangju.

Paula Ruiz estuvo en el grupo de cabeza gran parte del recorrido pero posteriormente fue cediendo terreno, hasta llegar a la meta en el puesto 24.

El dúo técnico español, formado por la catalana Paula Ramírez y la madrileña Sara Saldaña, no pudo mejorar la séptima plaza con la que se clasificó para la final y este domingo incluso perdió una décima y media en una prueba dominada por la pareja rusa compuesta por las Svetlanas: Romashina y Kolesnichenko.

Las españolas consiguieron 87,4 puntos en el preliminar, lejos de la mejor actuación desde que nadan juntas, que la consiguieron en el Europeo en Glasgow (Escocia) del año pasado (89,5 puntos), y en la final rebajaron un poco más sus prestaciones: 87,2960

Con relación al último Mundial, España perdió dos plazas en el escalafón de esta prueba, ya que en la final fue superada por Italia y Canadá, que quedaron por detrás de la pareja española en Budapest 2017.

Por otro lado, el conjunto español de natación artística pasó a la final de la categoría de equipo técnico al quedar en sexto lugar en la competición preliminar, que ganaron las nadadoras rusas.

  Las ocho nadadoras españolas lograron una puntuación de 89,4561 puntos, por detrás de los equipos de Rusia, China, Ucrania, Japón e Italia. La final se disputará el próximo martes.

  El equipo español estaba integrado por Paula Ramírez, Sara Saldaña, Meritxell Mas, Blanca Toledano, Carmen Juárez, Berta Ferreras, Iris Tió y Elena Melián.

  Ona Carbonell, brillante primera medalla

La mayor alegría hasta el momento de la delegación española la ha protagonizado la capitana del equipo de natación artistica (sincronizada), Ona Carbonell, que el sábado se hizo con la plata en el Solo Técnico.

La barcelonesa, que ya se había afianzado en la segunda plaza tras las preliminares del solo técnico, se colgó en la localidad surcoreana su vigésima primera medalla de la historia de los Mundiales.

Con esta plata supera en la clasificación histórica española a Gemma Mengual, con quien estaba empatada a veinte medallas. Carbonell sumó 92,5002 puntos y se situó por detrás de la insuperable rusa Svetlana Kolesnichenko (95,0023 puntos) y por delante de la japonesa Yukiko Inui (92,3084).

Su ejercicio, titulado 'Mandela', está basado en un discurso del histórico líder sudafricano sobre los valores del deporte realizado durante los premios Laureus.

practicodeporte@efe.com