PracticoDeporteMadrid

El Movistar ha anunciado el equipo con el que afrontará una nueva edición del Criterium de Duphiné, a partir del 12 de agosto, en el que estará sus tres principales jefes de fila como son Alejandro Valverde, Enric Mas y Marc Soler, y que un año más sirve como pieza fundamental en la preparación del Tour de Francia, y en el que estarán los principales aspirantes a la ronda gala.

A pesar de tratarse de un temporada totalmente diferentes a otras, el Dauphiné sigue siendo una competición muy interesante para todos los equipos, al tratarse de un Tour en pequeño. Por ello, el equipo español desplazará las carreteras francesas a sus dos jefes para la ronda gala, como son Valverde y Mas, así como a su principal baza para el Giro, Soler, quien lleva una preparación más corta respecto a sus compañeros.

Test pre Tour

Tanto para el murciano como para el balear, la Dauphiné será un ensayo importante para conocer cómo se encuentran físicamente. Tras la reciente Vuelta a Burgos, en donde a ambos le costó estar entre los mejores en las dos etapas montañosas, será un buen momento para calibrar su mejoría.

Junto al tridente del Movistar, en la salida de Clermond Ferrand estarán Carlos Verona, el portugués Nelson Oliveira, José Joaquín Rojas y Antonio Pedrero.

Sin un duda un equipazo para afrontar los cinco días de competición que esta edición del Dauphiné, tres días menos que lo habitual.

El acortamiento de la carrera no supondrá una menor dificultad puesto que se ha preparado una edición bastante dura, con casi 19.000 metros de desnivel y "recorridos alpinos de máximo desgaste, sin descanso", como reconoce el propio equipo Movistar.

Recorrido muy exigente

De hecho, la propia organización bautizó esta edición como "un festival de escalada", que comenzará ya en la primera etapa, de 218 kilómetros, los ciclistas abordarán un total de siete altos camino de Saint-Christo-en-Jarez, incluido el Col du Béal (2ª) en el tramo inicial y cuatro subidas en los últimos 60 kilómetros.

El segundo día, el jueves 13, será el momento de abordar el primer puerto de categoría especial, como es el Col de Porte, con final en alto con casi 18 km al 6,2% y una fase final con varios kilómetros a casi un 10%. Sin tiempo para el descanso, la tercera etapa incluye la Madeleine (Especial) y final en Saint-Martin-de-Belleville (1ª), éste con 15 km al 6%.

Otro examen para conocer las fuerzas de cara al Tour, dos semanas después, será el sábado con una etapa con siete puertos, incluido el Bisanne (Especial) y la llegada en el altipuerto de Megève (2ª).

En esta ocasión, el último día no será una jornada tranquila sino todo lo contrario. Los supervivientes de este Dauphiné exigente se encontrarán con otros ocho altos, incluido uno de categoría especial, la Romme, además de la Colombière (1ª) y el Aravis (2ª) antes de repetir la meta del día previo.

Gran nivel

Junto a los integrantes del equipo español, destaca la presencia del Ineos quien acude con prácticamente todo. Es decir con los tres últimos ganadores del Tour de Francia, Egan Bernal, Geraint Thomas y Chris Froome.  A ellos habrá que añadir un Jumbo-Visma con Tom Dumoulin, Primoz Roglic y Steven Kruijswijk.

El ciclismo local tendrá como principales bazas a Thibaut Pinot, Warren Barguil, Romain Bardet y Julian Alaphilippe, mientras que el ciclismo colombiano contará con Quintana, Uran, Higuita y López.

Por parte española estará también un Mikel Landa, que fue con mucho el mejor nacional en Burgos, y de los pocos que mostró fuerza para aguantar al hasta ahora indómito Remco Evenepoel, quien prefirió correr la Vuelta a Polonia, y Gorka Izaguirre.

Entre la nómina de grandes del ciclismo mundial tampoco habrá que olvidar a Tadej PogacarEmanuel Buchmann y Adam Yates.

practicodeporte@efe.com