La selección española de balonmano perdió este martes ante Eslovenia (31-26) y se complicó sus posibilidades para acceder a las semifinales del Europeo de Croacia, que pasan ineludiblemente por ganar mañana a Alemania.

La selección española de balonmano perdió este martes ante Eslovenia (31-26) y se complicó sus posibilidades para acceder a las semifinales del Europeo de Croacia, que pasan ineludiblemente por ganar mañana a Alemania.

Tras una igualada primera parte, el equipo de Jordi Ribera llegó al descanso sólo uno abajo (13-12), pero en la segunda mitad sucumbió ante el empuje del equipo esloveno, que fue abriendo hueco hasta ir ganando por hasta siete (25-18).

Un arreón postrero de los Hispanos les permitió acercarse a tres tantos (29-26), pero al final Eslovenia se recompuso para llevarse la victoria por 31-26, en Varazdin.

Por lo tanto, todo queda para el partido de mañana ante los teutones, el equipo que le privó del título hace dos años en el Europeo de Polonia. La derrota posterior de Macedonia ante la República Checa (24-25) le dio nuevas esperanzas a los españoles, que con ganar a Alemania asegurarían su pase.

Alineación España: Pérez de Vargas; Solé (6, 1p), Gurbindo (1), Sarmiento (1), Cañellas (1), Valero Rivera (3, 1p) y Aginagalde (1) -equipo inicial- Corrales (ps), Balaguer (-), Alex Dujshebaev (2), Raúl Entrerríos (3), Morros (1), Dani Dujshebaev (1), Ariño (1), Gedeón Guardiola (1) y Figueras (4).

Clara victoria ante Macedonia el domingo

Los Hispanos comenzaron con buen pie su andadura en la segunda fase del Europeo de Croacia 2018 al ganar de forma clara el pasado domingo a Macedonia por 31-20.

El equipo que dirige Jordi Ribera fue netamente superior a los macedonios. Al descanso mandaba por 15-6 y en el segundo tiempo incrementó el resultado, si bien al final la diferencia quedó en once.

Liderados por el extraordinario portero Gonzalo Pérez de Vargas, el conjunto español ofreció una auténtica lección defensiva.

"Si queremos hacer algo en este Europeo tenemos que mejorar en defensa", una frase que, casi a modo de mantra, los internacionales españoles no han dejado de repetir desde la derrota encajada ante Dinamarca.

Propósitos que, en esta ocasión, no se quedaron en simples palabras, ya que el conjunto español recuperó la solidez defensiva, que le ha permitido pelear por las medallas en tres últimos campeonatos de Europa.

De esta forma, España suma cuatro puntos, los mismos que Alemania, que cayó este domingo ante Dinamarca (25-26). La selección nórdica lidera el grupo II con sede en Varazdin, con seis, aunque con más partidos disputados. Macedonia queda con los tres que acumula desde la primera fase.

Primeros de grupo

El combinado español concluyó la primera fase como primera del grupo D, pese a perder el pasado miércoles por 22-25 ante Dinamarca, se enfrentará en la segunda ronda del Europeo de Croacia a los equipos de Macedonia, Eslovenia y Alemania.

El conjunto español, que arrancará la siguiente fase con un total de dos puntos -los mismos que los otros dos clasificados del grupo D, Dinamarca y la República Checa- se ha medido este en el primer encuentro de la segunda ronda con Macedonia, que dirige el español Raúl González.

practicodeporte@efe.es