PracticoDeporteRedacción

La selección española de baloncesto tiene este domingo una cita con la historia, ya que va a disputar su segunda final de un Mundial cuando se cumplen trece años de su primera victoria.

Aquella vez, la final fue ante Grecia y está lo será contra una Argentina cuya mayor virtud es la de la competitividad, el trabajo en equipo, el coraje y el arrojo por ganar en una selección que se apoya en dos pilares fundamentales, la magia del base del Real Madrid Facundo Campazzo y la experiencia y el saber hacer del veterano Luis Scola.

Pero España, como tantas y tantas veces ha hecho, ha crecido con el paso de los partidos. Arrancó con una primera fase irregular, supo sufrir contra Italia, mostró su mejor versión ante Serbia, controló a la rocosa Polonia y supo sufrir como nunca contra una Australia formidable en el que es, hasta la fecha, el mejor partido del torneo, resuelto tras dos agónicas prórrogas.

Marc Gasol, a punto

Además, otra de las buenas noticias para los de Scariolo es que Marc Gasol, que venía jugando un Mundial bastante lejos de su mejor nivel, encontró su mejor partido en las semifinales, un buen presagio de cara a la durísima final que espera a España este domingo a las 14:00 horas.

Ni España ni Argentina partían entre las máximas favoritas del torneo, aunque sí estaban en ese segundo escalón de favoritas. Pero Serbia y, sobre todo, Estados Unidos, no han sabido hacer valer su teórica posición de máximos candidatos y España y Argentina han aprovechado este vacío para citarse en una final realmente histórica entre dos equipos que han dominado sus continentes en los últimos quince años.

Para ganar, España deberá explotar todas sus virtudes, es decir, la profundidad de su banquillo, el factor Marc Gasol, el estado de forma espectacular de Ricky Rubio y el carácter defensivo de jugadores como Víctor Claver o Rudy Fernández, que se han erigido en dos pilares fundamentales.

Otra jornada histórica

Lo que está claro es que estamos ante otra cita histórica para el deporte español. Si el domingo pasado el gran protagonista era Rafa Nadal y sus 19 Grand Slams, apenas 7 días después, el deporte nacional está preparado para vivir otra jornada que puede ser gloriosa porque la selección de baloncesto podría conquistar su segunda Copa del Mundo cuando nadie lo esperaba.

Practicodeporte@efe.com