PracticoDeporteRedacción

La selección española sumó su tercera victoria en la tercera y última jornada de la fase de grupos del Mundial sub-19 de baloncesto femenino, tras imponerse a Alemania por 56-49, en partido disputado en el Thai-Japan Youth Arena II de Bangkok.

El equipo que dirige Fabián Téllez se mantiene invicto, tras los triunfos en las dos primeras jornadas, ante Colombia en el debut, por un claro 75-38, y Japón (79-65), lo que le vale para pasar como primera de grupo a los octavos de final, donde espera Corea, cuarta y última de su grupo.

Poco se jugaba España en el envite, al tener asegurado el primer puesto. Un logro que supone evitar a la potentísima Estados Unidos hasta una hipotética final. La selección estadounidense es la gran dominadora de la categoría, seis medallas de oro y una plata en las últimas siete ediciones.

Aunque no había mucho en juego para las españoles, el rival era muy deseado. Había cuentas pendientes ante Alemania, a pesar de ser la gran decepción de esta primera fase, con derrotas tanto ante las japonesas y las colombianas. Ellas fueron las que apartaron a esta generación del título europeo sub-18, el pasado año en Udine (Italia). Pero, aunque repiten diez de aquellas que ganaron 54-67 a España en la final, parece otro equipo.

Arriba desde el comienzo

Tal y como se esperaba después de los partidos previos, España siempre fue por delante en el marcador. De inicio se fue de ocho puntos (13-5), mediado el primer cuarto. Quizá debido a un exceso de confianza y la inferioridad en el rebote, permitió que las alemanas entraran en el partido. Un parcial de 2-8, cerró el primer episodio con tan sólo dos puntos de ventaja (15-13).

Tampoco se vio muy inspirada a España en los segundos diez minutos. La falta de acierto se hizo evidente, tan sólo una canasta convertida en casi los seis primeros minutos, lo que mantuvo la igualada (17-17). Un triple de Ana Palma no supuso la ansiada reacción de cara al aro contrario aunque ayudó para irse al descanso con dos de ventaja (24-22). Y es que tampoco las alemanes se mostraron muy acertadas ante el aro rival. El parcial del segundo cuarto lo dice todo: 9-9. La falta de acierto en el tiro y las pérdidas fueron un mal común en los dos equipos.

Mucho debió hablar Fabián Tellez a sus jugadoras en el descanso. El equipo cambió mucho. Un parcial de 9-0, en dos minutos y medio, puso a España con once arriba (33-22). Se habían conseguido en 150 segundos tantos puntos como en los 600 del cuarto anterior.

Pero fue un espejismo. Volvieron los errores en ataque y con ello la ventaja decreció, y eso que tampoco Alemania se mostraba especialmente efectiva. Con tres de ventaja (40-37) se llegó al último cuarto, donde a la cuarta fue la definitiva.

Arreón definitivo

Si tanto en el primero como en el segundo y en el tercero hubo momentos en los que España estuvo cerca de irse en el marcador, fue en el último cuando sí que ocurrió. Un cambio de escena que llegó desde la defensa, una zona presionante que dio opción a jugar rápido en ataque y que se tradujo en un parcial de 15-0 (55-37), en cinco minutos, tras el triple de Carla Balagué.

Luego fue un ejercicio de guardar fuerzas ante la fase definitiva de la competición, a pesar de que Alemania recortó hasta el 56-49 final, pero sin agobios para España.

Este miércoles se disputan los octavos de final, donde la selección española tendrá a Corea enfrente, un equipo que cuenta por derrotas (3) su participación en este Mundial de Tailandia 2019.

practicodeporte@efe.com