Jose Castán | Practico DeporteMadrid

La selección española de fútbol dijo adiós al Mundial de Francia 2019, tras perder con la gran favorita al título, Estados Unidos (2-1), en un partido disputado en el Stade Auguste-Delaune de Reims, en el que una decisión de la árbitro la húngara Katalin Kulcsar, fue decisiva para que España haga las maletas en un torneo en el que mereció mucho más.

Y es que España supo responder al juego de la campeona del mundo, ganó confianza con el paso de los minutos, hizo que las estadounidenses dudasen de sus opciones, se adueñó del balón en distintas fases del partido pero un segundo penalti, a falta de quince para el final, deshizo la justa igualdad sobre el terreno de juego.

De esta manera, el equipo español dice adiós a un torneo en el que le falto eficacia de cara a la portería rival. Mostró calidad, personalidad y clase pero le faltó gol. Porque en la primera fase fue mejor que Sudáfrica, a la que costó ganar (3-1), y China, ante la que se empató (0-0), y no fue inferior a Alemania, ante la que se perdió (1-0). Todo ello con un denominador común no aprovechar las ocasiones ante la portería contrario.

Un hecho que se paga en un campeonato de este nivel y que supuso enfrentarse muy pronto a la gran Estados Unidos, A quien se tuteó en muchas fases del encuentro, fue como una masterclass de cara al futuro, porque el presente de esta Roja es bueno pero lo que tiene que venir puede ser todavía mejor.

El éxito de las categorías inferiores va aprovisionando de mucha calidad a la absoluta y esto no ha hecho nada más que empezar. Este lunes se vio que hay equipo, aunque quizá falte algo de experiencia en estos torneos, pero hay mucho margen para progresar.

Goles tempraneros

El sueño de seguir vivas en el Mundial a costa de la gran favorita, de la campeona del mundo, pareció esfumarse pronto, tras el penalti de Mapi León a Tobin Heath, que transformó en gol la capitana Megan Rapinoe.

Un tanto en frío, justo después de que España presentara sus credenciales en el partido, en la primera jugada, que acabó con un disparo de Patri Guijarro que se estrelló en una defensa.

No obstante, poco hubo que esperar para que las de Jorge Vilda igualaran, por medio de una genialidad de Jenni Hermoso, que dejó a EstadosUnidos incrédula de ver como  recibía el primer gol en contra en el torneo.

El empate hizo daño a las campeonas que respondieron yéndose a por la meta de Sandra Paños. Fueron minutos complicados para la defensa española, que supo aguantar y reducir el dominio de las rivales. Aunque el control del juego lo siguieron manteniendo, España volvió a pisar área rival y hacer que Estados Unidos se lo pensara dos veces antes de tirar líneas hacia adelante.

En el último tercio del primer periodo se disfrutó más que se sufrió. Si bien las americanas dominaban y llegaban con cierto peligro, las de Vilda también mostraron muchas de sus cualidades, creyendo cada vez más en sus opciones. Incluso los últimos minutos antes de marchar al vestuario, se jugó casi más en terreno estadounidense que en el español.

Igualdad

Muestra de esa cada vez mayor cercanía de España con la élite mundial del fútbol femenino fueron los primeros treinta minutos de la continuación. Salieron decididas a evitar el control de pelota de las estadounidense y equilibrar la posesión. Y lo consiguieron. Es algo que sabe hacer muy bien la Roja y una vez que se quitó los nervios, supo ponerlo en práctica.

A pesar de ello, llegó el segundo penalti, esta vez poco creíble, que tampoco erró Rapinoe, y que permitió a las americanas volver a ponerse por delante en el marcador y a las españolas obligadas a una remontada que no llegó.

España cayó, pero lo hizo como un gran equipo. Habrá que ver con el paso de las eliminatorias qué otro equipo pone en apuros y exaspera a las americanas como los hizo en Reims la selección española. Qué ganas de que llegue la próxima Eurocopa, donde seguro que España ya será principal protagonista.

practicodeporte@efe.com