PracticoDeporteMadrid

'España en bicicleta, 101 rutas para unas vacaciones sobre ruedas' es un libro-guía escrito por el periodista y ciclista Sergio Fernández Tolosa que propone aventurarse a recorrer el país saboreando la libertad de ir pedaleando por paisajes, pueblos y estampas que se alejan de las autopistas y los transportes convencionales.

Esta nueva entrega de la colección Nómadas de Lonely Planet – Geoplaneta reseña con detalle 35 rutas para disfrutar del cicloturismo, además de ofrecer otras tantas propuestas de forma más breve. La selección reúne itinerarios de todos los niveles, desde los más llanos y asequibles hasta los más exigentes.

"No son planes cerrados, sino recorridos que cada cual puede amoldar a su ritmo, dividiendo la ruta en las etapas que prefiera, tomando posibles atajos o dando rodeos extra para alargar el viaje, visitar más lugares, etc", señala la nota de prensa

En las primeras páginas, el lector encontrará una breve guía previa de gran utilidad a la hora de planificar sus vacaciones en bici, sobre todo para aquellos que vayan a experimentar el cicloturismo por primera vez, que encontrarán en este libro la respuesta a todas esas preguntas que pueden surgir ante este nuevo reto.

Todo es más fácil de lo que parece. No podemos dejar de tener en cuenta, sin embargo, que vivimos en un mundo cambiante y que esta realidad afecta a normativas, accesos, restricciones de paso, caminos y carreteras. Siempre hay que informarse para evitar posibles sorpresas. Respetar las normas de circulación y recordar el uso obligatorio del casco es nuestra responsabilidad.

Desniveles

A excepción de algunos parajes llanos de gran importancia y belleza natural, como el Delta del Ebro o el Canal de Castilla, los paisajes más atractivos para practicar cicloturismo suelen encontrarse en zonas remotas, casi siempre de montaña. A menudo se trata de oasis apartados a los que solo es posible acceder por carreteras reviradas que, por su compleja orografía, han conservado su encanto y su identidad. Inevitablemente, esto implica subidas y bajadas.

Por eso, para valorar la exigencia física de un itinerario, más que los kilómetros, es preferible observar el desnivel acumulado. No es lo mismo hacer 100km en llano con viento favorable que acumular 1000m+ en solo 50km de recorrido. Para hacernos una idea, en esta proporción se establecería un límite de lo recomendable para una excursión cicloturista de alto nivel. A la hora de diseñar las etapas, por tanto, conviene estudiar muy bien los perfiles y considerar el nivel del menos preparado del grupo.

Algunas rutas propuestas en el libro

  1. DELTA DEL EBRO. Es un auténtico paraíso para la práctica del cicloturismo más sosegado. A ambas orillas del río, cientos de kilómetros de pistas, canales de riego y caminos de sirga convertidos en bici-carriles invitan al pedaleo, la observación de avifauna y el deleite de los sentidos.
  2. EMPORDÀ Y CABO DE CREUS Travesía integral del Empordà, entre el Mediterráneo y el Pirineo más oriental, rastreando las huellas de mundos antiguos, desde las termas romanas de Caldes de Malavella a los parajes rocosos más delirantes, vírgenes y solitarios de la Costa Brava.
  3. PIRINEOS OCCIDENTALES Odisea cicloturista desde el corazón del Pirineo hasta el golfo de Vizcaya. Un sube y baja demoledor que corona los puertos más legendarios de la cordillera por la antigua ruta de los balnearios de Napoleón III.
  4. CAMINO PRIMITIVO Entre Oviedo y Melide, el ramal más antiguo del Camino de Santiago recupera una de las rutas compostelanas menos pisadas.
  5. RUTA DE DON QUIJOTE En el corazón de La Mancha, a caballo de interminables viñedos y campos de cereales, las hilarantes peripecias de Don Quijote y Sancho Panza invitan a pedalear en busca de molinos con alma de gigante, amores imposibles y desventuras sin fin.
  6. MONTAÑAS VACÍAS Con una de las densidades de población más bajas de Europa, la Serranía Celtibérica –conocida también como la “Laponia española”–ha inspirado una ruta que reivindica la belleza de lo inhóspito recorriendo los montes Universales y las sierras de Javalambre y de Gúdar, entre Teruel, Albarracín, el nacimiento del Tajo y la serranía de Cuenca.
  7. SIERRA NEVADA Y LA ALPUJARRA Las cumbres más altas de la Península Ibérica y también las nieves más meridionales de Europa. Para recorrerla proponemos un viaje desde la antigua capital del reino nazarí de Granada hasta la Alpujarra, por la que fue la carretera asfaltada a mayor altitud del continente.
  8. LAS UBIÑAS Y ANGLIRU En el corazón de la cordillera Cantábrica, el macizo de Las Ubiñas y la sierra del Aramo plantean un viaje circular alrededor de sus gélidas pirámides de roca descarnada, pedaleando por hayedos, castañares y profundos desfiladeros surcados por revoltosos ríos.
  9. PICOS DE EUROPA Vuelta al Macizo de Andara. Ambicioso recorrido por los bellos parajes que circundan los Picos de Europa en su vertiente leonesa y cántabra, para pedalear entre hayedos y castañares antes de ascender hasta el corazón de este macizo calcáreo y rodar por el lecho de antiguos glaciares.
  10. EL TREN DE ATAPUERCA Con el fin de extraer minerales de la sierra de la Demanda, a finales del s. XIX se construyó un ferrocarril entre la estación de Villafría, a las afueras de Burgos, y las minas de Monterrubio y Barbadillo de Herreros. El tren circuló apenas diez años, pero durante su construcción se descubrieron los importantísimos yacimientos paleontológicos de Atapuerca.

practicodeporte@efe.com