PracticoDeporteMadrid

La selección española estará en los octavos de final del Mundial de fútbol femenino de Francia 2019, tras empatar ante China (0-0), en su último partido del Grupo B, donde acaba segunda, tras Alemania en esta primera fase.

No hubo opción a las cábalas. España no especuló, fue muy superior a China, pero repitió algo cada vez más habitual en partido de una fase final: dominio y control español, pero escaso remate y menos puntería ante el arco contrario.

Eso sí, la Roja salió a por todas desde el pitido inicial. No quiso oír ni hablar de la posibilidad de dejarse ganar para evitar a Estados Unidos en la previa del choque y lo demostró sobre el terreno de juego. De hecho, cerca estuvo de conseguir el primer tanto en los primeros minutos.

Primeras ocasiones

Un remate de Lucía García, que salió fuera, y un disparo de Jenni Hermoso, que rebotó en Nahikari García, demostraron la mentalidad de las de Jorge Vilda saltaron al Stade Oceane de Le Havre, desde el comienzo del encuentro, en busca de su segundo triunfo en este Mundial.

Y es que la primera mitad fue el mencionado ejemplo de todas las virtudes y defectos del equipo español en esta cita mundialista. Control y dominio, pero escasa llegada al área rival, y cuando se pisa el área, escasa efectividad ante la puerta contraria.

Por contra, poco inquietó el conjunto chino, siempre con el contragolpe como objetivo. Tan sólo algún error de pase en el centro del campo les permitió acercarse a la meta de Sandra Paños. Todo lo contrario de la Roja, hoy de blanco, que no cejó de intentarlo. Otra vez la tuvo Jenni, antes del descanso. Esta vez de cabeza, a pase de Mariona Caldentey, con remate al palo izquierdo de Peng Shimeng, quien evitó el tanto.

Más mordiente

Vilda buscó más mordiente en ataque al inicio de la segunda mitad con la entrada de Andrea Sánchez Falcón, en lugar de Mariona. España siguió con su control, con la novedad que su primera llegada llegó en un contragolpe iniciado con una genialidad de Hermoso, control y pase al hueco de Lucía García, para que Nahikari acabara la jugada con un remate inocente, demasiado cruzado.

Poco a poco España puso en más aprietos a la defensa china. Lucía, Patri Guijarro, más activa en este segundo periodo, y Jenni estuvieron cerca de marcar. China, por su parte, bastante tuvo con cerrar todos los huecos ante el continuo acoso ofensivo español. Entró Alexia Putellas, en lugar de Nahikari, en busca de aire fresco adelante, pero el muro chino acabó siendo inexpugnable.

Ahora España deberá esperar el resultado del Estados Unidos-Suecia, el empate o victoria de las americanas supondrá enfrentarse contra las grandes favoritas al torneo, en octavos. Si cambian las tornas en ataque, España puede ser capaz de todo. Equipo hay, lo que falta es efectividad y goles.

practicodeporte@efe.com