PracticoDeporteRedacción

El sueño de las Guerreras acabó en la orilla después de una final agónica en la que España siempre fue por detrás pero nunca perdió la cara a la final. Resistió hasta el final, empató y solamente un siete metros final después de una acción controvertida condenó al conjunto de Carlos Viver ante una gran Holanda que se llevó el partido por 30-29.

Final más que polémico

El final ha sido realmente duro para España, que tuvo balón para ganar el partido, Shandy Cabral falló ese lanzamiento y Ainhoa Hernández, intentando recuperar el balón impedía el saque de la portera holandesa, con la consiguiente penalización de la tarjeta roja y los siete metros.¿Fue legal esta acción? Esa es la pregunta que queda en el aire.

Murió en ese momento la selección nacional, Holanda marcó el penalti y se proclamó campeona del mundo. Ainhoa Hernández, fuera del área, bloqueó el saque, una acción polémica y que traerá cola, pero las colegiadas no lo vieron así y es Holanda la que se lleva el triunfo.

Protestó la misma Ainhoa Hernández como también lo hizo todo el banquillo nacional, pero ya no sirvió de nada.

La final tuvo de todo, hasta la épica al final que esta vez no cayó del lado español. Las Guerreras siempre fueron por detrás, pero con una diferencia prudencial en el marcador, sin permitir que Holanda se escapase por más de cuatro o cinco goles. Y al final, cuando apenas faltaba un minuto y medio para acabar, España empataba el partido después de mucho remar, gracias al acierto de una defensa muy sólida.

Shandy Cabral, Alicia Fernández, las dos porteras, en definitiva, todas las chicas rindieron a un gran nivel, especialmente en los últimos quince minutos finales donde la intensidad española llevó al equipo a equilibrar la final e incluso regalarse la oportunidad de ganar la final y el primer oro internacional de una meritorias Guerreras.

Toca jugar el Preolímpico

Todo queda eclipsado por esa jugada final, por una decisión arbitral más que discutible que deja a España sin la opción de ser campeona del mundo en Kumamoto y con el consiguiente problema de que la plaza que había directa para Tokio 2020 va para Holanda.

España deberá pelearla en el Preolímpico de marzo de 2020 frente a Argentina, Senegal y Suecia, en sede aún por decidir.

Con todo esto, nada quita el enorme mérito de España, que se plantaba en la final después de una victoria inolvidable contra Noruega, uno de los mejores equipos del planeta y que nunca tuvo opciones ante la selección de Carlos Viver.

Solo queda aplaudir a las Guerreras, a toda la plantilla y a todo el mundo que ha formado parte de esta histórica medalla de plata, el mejor resultado mundialista del balonmano femenino español.

Ficha técnica de la final:

29 - España: Navarro; Marta López (6), Mireya González (2), Pena (3, 2p), Cabral (7, 1p), Jennifer Gutiérrez (-) y Ainhoa Hernández (3) -equipo inicial- Zoqbi (ps), María Núñez (-), Ardeius (-), Eli Cesáreo (-), Etxeberria (-), Lara González (1), Sole López (2), Alicia Fernández (5, 1p) y Almudena Rodríguez (-)

30 - Holanda: Wester; Malestein (3), Van der Heijden (3), Snelder (5), Kramer (-), Abbingh (7, 1p) y Smeets (-) -equipo inicial- Duijndam (ps), Bont (2), Nusser (-), Van Wetering (1), Amega (-), Dulfer (-), Freriks (-), Housheer (-) y Polman (9)

Marcador cada cinco minutos: 5-2, 8-5, 9-8, 9-9, 12-12 y 13-16 (Descanso) 15-18, 17-22, 21-23, 24-26, 26-28 y 29-30 (Final).

Practicodeporte@efe.com