PracticoDeporteMadrid

Una "grandísima actuación del equipo español", así resumió Raúl Chapado, presidente de la Real Federación Española de Atletismo, la actuación española en los Europeos sub-20 de atletismo, disputado en Boras (Suecia), y no fue para menos puesto que España sumó un total de ocho medallas, tres oros, una plata y cuatro bronces.

Todo ello después de una última jornada en la que Aarón Las Heras y Bryan Sotero fueron los grandes protagonistas, con sendas medallas de oro en 5.000 metros y en lanzamiento de disco, respectivamente, además de los bronces del 4x400 en una emocionante carrera, y los de Sara Gallego en 400 vallas y Mariona García en 10 kilómetros Marcha.

De esta forma, España, que acabó octavo en el medallero, sumó su segundo mejor registro de siempre en estos campeonatos. Sólo en la edición de 1996, celebrada en Nyiregyhaza (Hungría), España obtuvo más medallas, con diez (tres de oro, cuatro de plata y tres de bronce).

Chapado recordó que no sólo brillaron los atletas que consiguieron medalla sino que además hubo 21 finalistas, seis récords de España -cuatro de María Vicente- y "el esfuerzo de los veintidós atletas que han conseguido en Boras su mejor marca personal".

También destacó "esa sensación de emoción" que transmiten los atletas "en cada competición, en cada esfuerzo, cómo dignifican la camiseta que visten".

Por último, insistió en declaraciones a la RFEAtletismo, en el "futuro prometedor que tiene el atletismo español", en alusión también a los buenos resultados del pasado Europeo sub-23, y apuntó que desde la federación se asume la responsabilidad de trabajar mucho más para ofrecer las mejores condiciones y poder alcanzar muchos más éxitos".

Protagonistas

En cuanto a los nombres propios, y comenzando por el último día, lo del fondista Aarón Las Heras fue fabuloso. Ante los turcos y un buen puñado de rivales fue capaz de ofrecer una auténtica lección, ganando con gran autoridad y demostrando que es otro de esos atletas que van creciendo a un ritmo vertiginoso.

Lo hizo, además, con una marca de 14:02.76, un registro realmente espectacular que supone su récord personal y que le valió para aventajar en casi tres segundos a todos sus rivales.

Sotero, espectacular

Bryan Sotero era tan favorito o más que María Vicente y cumplió con los pronóstico. Lanzó el disco hasta los 62.93 metros, marca personal suya y medalla de oro. Además, este fue el primer tiro de todos y en el segundo, que fue nulo, lanzó por encima de los 65 metros, aunque no valió.

Nadie llegó hasta la marca del español en todo el concurso, aunque hubo varios sustos durante la competición porque varios de los lanzamientos se quedaron cerca de su marca.

Además, Nicolás García ha sido décimo con 56.30, lejos de las marcas de Sotero, que ha cuajado un gran concurso y vuelve a demostrar que es uno de los más claros valores de futuro para el atletismo español.

La marcha nunca falla

La primera medalla de bronce del domingo llegó gracias a una brillante tercera posición de Mariona García, y lo hizo con un crono final de 46:50.50, mejor marca personal suya.

La española cruzó la meta exultante, por dar a la delegación una nueva medalla y por ese nuevo mejor registro. Y eso que debido al desgaste, las dos últimas vueltas se le atragantaron y es lo que leimpidió ser medalla de plata, una posición que ocupó hasta los últimos 600 metros.

La turca Bekmez, con 44:44.51 se exhibió a lo grande, dominando la prueba en todo momento y sin encontrar rival alguna. Las otomanas han sido las grandes protagonistas y Demir ha terminado en segunda posición después de pasar a la española en la penúltima vuelta.

Otra de las españolas, Mireia Urrurta, ha terminado en sexta posición con 47:48.93, haciendo también mejor marca personal. Y también ha mejorado su tiempo Ana Pulgarin, la tercera de las españolas, que ha sido duodécima con 49:56.14.

Sara Gallego, fantástica

En una formidable matinal del domingo, Sara Gallego también se colgó el bronce en los 400 metros vallas, después de una gran carrera en la que fue valiente, corrió a por todas y resistió en la tercera posición el empuje final de sus rivales. Su marca fue de 57.44, su mejor carrera de la temporada, que le vale un bronce más que merecido.

La guinda la puso el relevo 4x400, compuesto por Eliezer Zolawo, Javier Sánchez, Vicente Antúnez y Bernat Erta, que en una final de infarto consiguió la tercera plaza con un tiempo de 3:08.66.

Cerca de las medallas acabó Elia Saura en los 3.000 metros femeninos o la del relevo corto masculino, quinto en la final. Y todo esto pese al infortunio sufrido en la prueba de los 3.000 metros obstáculos. Ahí tanto Vicente Viciosa como Pedro García estuvieron peleando por las medallas, pero un choque entre ambos acabó con los dos en el suelo y sin opciones. El segundo de ellos terminó la carrera después de estar más de dos minutos siendo atendido en la pista.

La guinda la puso el relevo 4x400, compuesto por Eliezer Zolawo, Javier Sánchez, Vicente Antúnez y Bernat Erta, que en una final de infarto consiguió la tercera plaza con un tiempo de 3:08.66.

Gran Vicente

No hay palabras para hablar de María Vicente, esta gran promesa y realidad del atletismo español, cuando todo hacía pensar que acabaría con una medalla de bronce, se colgó el oro, en una prueba, los 800, en la que tenía todo en contra, pero ella está hecha de otra pasta, la de los grandes campeones.

La catalana batió el récord español absoluto, con tan sólo 18 años, y por tanto también el sub-23 y el sub-20. También se lleva el título de ser la primera española en superar la barrera de los 6.000 puntos en heptalón, tras llegar a los 6.115.

Su gesta fue en la jornada del viernes, en la que también destacó esa gran velocista que tiene España, Jaël Bestué, quien se llevó la medalla de bronce.

La única medalla de plata fue para Bernat Erta, el único que vuelve de Suecia con dos medallas. Al bronce en los relevos añade su segundo puesto en los 400 metros. Fue el sábado, cuando el catalán paró el crono en 46.24, mejor marca personal, y se subió al segundo peldaño del podio.

practicodeporte@efe.com