PracticoDeporteRedacción

La atleta catalana Marta Galimany se quedó a tan sólo 16 segundos el pasado domingo en el Maratón de Valencia, tras cerrar el crono en 2h.27:07, lo que demuestra, asegura, que "que batir ese récord no es una utopía".

La del FC Barcelona debutó en la prueba valenciana con el objetivo de batir la legendaria marca de Ana Isabel Alonso (2h.26:51), que data del 5 de octubre de 1995 en San Sebastián, y aunque no lo consiguió, sí que demostró que puede conseguirlo.

Fue una gran marca la de la atleta catalana en este extraño año 2020, en el que Galimany ha sido una de las grandes protagonistas del atletismo español. Antes del parón por la pandemia, sumó su primer gran éxito, como fue proclamarse campeona de España, el 23 de febrero, en el Maratón de Sevilla, con la que era entonces su mejor marca personal (2h.29:02), que además es mínima para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Récord de la hora

Los meses de confinamiento no impidieron que volviera con más fuerza como demostró, ya en verano, el 28 de julio en Valls (Tarragona), su localidad natal, donde hizo la mejor marca española de la historia en la prueba de una hora en pista tras recorrer 17.210 metros, superando los 16.072 de Raquel Gómez, logrado en 2018.

Poco más de un mes después, el 4 de septiembre en Bruselas, volvió a mejorar esa misma marca, con 17.546 metros, y tan sólo un mes después, el 17 de octubre, en el Mundial de Medio Maratón de Gdynia (Polonia), consiguió su mejor marca personal (1h.11:08).

A sus 35 años recién cumplidos, señala que "nos habíamos preparado bien, pero en una maratón puede pasar de todo, son muchos kilómetros y soy consciente de que era un objetivo muy ambicioso".

Sobre la prueba valenciana, Galimany afirma que correrla se trataba de una asignatura pendiente, "y quería correrlo sí o sí. Siempre he visto que allí todo el mundo hacia buenas marcas y hablaba maravillas del circuito y tenía muchas ganas de ir. Por eso creí que era el mejor lugar para intentar batir el récord".

Para la catalana, fue una prueba que fue de menos a más. Empezó algo lenta, a partir del kilómetro 15 inició su progresión. En el kilómetro 20 estaba a 20 segundos del récord y en el medio maratón, que pasó con 1h.13:08, se quedaba a solo 4 segundos. Como explicaría después Roca, "el viento racheado, entre el kilómetro 25 y 35 fue un problema". En el paso por el kilómetro 35 estaba 36 segundos por detrás del récord.

El retraso no fue obstáculo para perseverar en el intento, y la vallense pasó por el kilómetro 40 con 20 segundos por detrás, para acabar con esa gran marca de 2h.27:07, a solo 16 segundos del récord.

Marca personal

De esa forma, rebajaba en casi dos minutos su anterior marca personal (2h.29:02), la cuarta mejor española en la distancia de todos los tiempos, la segunda mejor lograda en suelo español y la mejor de una atleta española desde hace nueve años en maratón.

Galimany también pulverizó en Valencia el récord catalán de la distancia, en poder de María Luisa Muñoz con 2h.28:59, vigente desde el 25 de febrero de 1996.

[email protected]