PracticoDeporteMadrid

La integrante del equipo español de surf Garazi Sánchez explica en una entrevista al Comité Olímpico Español (COE) detalles de su reciente recuperación, sus miedos, las secuelas que le han podido quedar o sus objetivos después de haberse proclamado subcampeona de España hace poco más de una semana.

Cuenta que su plan es seguir mejorando y preparándose para conseguir "esa soñada plaza" para los Juegos de Tokio 2020, que fueron aplazados por la COVID-19, algo que para ella tenía sentido debido a las extraordinarias circunstancias. Tras haber sido campeona de España dos años seguidos y la plata y bronce de los Europeos de 2018 y 2017, el pasado año tuvo que hacer un importante parón en su carrera que lo cambió todo y acaba de volver al mar.

Una lesión paralizante

Hace dos años, la vasca de 28 años sufrió una lesión de columna que la dejó incapacitada durante un tiempo pero considera que " lo que pasó ha tenido su sentido en todo este proceso" puesto que ahora está viviendo "uno de los momentos más dulces" de su carrera y de su vida. "Cuando estaba en una camilla y no podía andar, el mirar mis vídeos surfeando y pensar que lo haría algún día, eso me bloqueaba y me hacía no tener ganas ni siquiera para dar el primer pasito", admite, pero gracias a un buen equipo y médicos pudo recuperarse de lo sucedido, pese al inevitable miedo de "estar tumbada en una orilla sin poder mover las piernas", algo que sin duda paralizaría a cualquiera.

No cree tener secuelas más allá de una recientemente descubierta nueva conciencia de su propio cuerpo, de lo sensible que es pese a ser joven y fuerte. "Probablemente cuando sea más mayor tendré dolores de espalda pero entiendo que el cuerpo de tanto usarlo también se gasta. Pero siempre digo que mejor que se gaste de usarlo que de estar sentado", confiesa.

Éxito dentro y fuera del agua

De hecho, está tan en forma que trinfó en la vuelta a la competición después del confinamiento, el Campeonato de España, entre los días 31 de agosto y 6 de septiembre en la playa de A Frouxeira (Valdoviño, Galicia). Consiguió el primer 10 de su carrera y a la vez sintió que "estaba ahí peleando después de que el año pasado no pudiera acudir". Sin embargo, 2019 no fue la única vez que hizo un alto en su carrera, aunque la vez anterior fue por una causa muy diferente. Con la mayoría de edad sufrió una crisis en la que decidió dejar el surf para "entender quién era": "No sabía si hacía surf porque era lo único que sabía hacer, si lo hacía porque me gustaba...", desvela.

Algo que sin duda también le gusta y domina es la narración a través de documentales. Ya contó su recuperación en uno y este pasado mes de junio publicó otro, llamado "Vergüenza", codirigido, escrito y producido por ella misma y estrenado el Día Mundial de los Océanos. "Lo que me llevó a grabarlo fue mi curiosidad, pero también el parón y el miedo que sentía ante el abismo, en cuanto a mi carrera", explica, detallando que buscó emociones e ilusiones en otras cosas y fue "muy bonito" para ella llevar a cabo este proyecto.

practicodeporte@efe.com