David Ramiro | PracticoDeporteMadrid

El triatleta Jairo Ruiz, medallista de bronce en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, cierra un 2019 "muy bueno" y a unos meses de Tokio 2020 ha decidido apostar fuerte. Cambia de equipo, del Triatlón Atleti al Ecosport Alcobendas, con el que pretende dar un salto de calidad y estar con algunos de los mejores del mundo.

Jairo Ruiz (Almería, 1988) afronta con ilusión el reto de acudir a sus segundos Juegos Paralímpicos. Lo hace tras concluir un año 2019 "muy bueno al correr varias carreras internacionales a buen nivel".

Fue cuarto en la Serie Mundial de Montreal (Canadá), de la que regresó lesionado en su pierna derecha y estuvo un tiempo de baja; repitió cuarto puesto en el Campeonato del Mundo de Lausana (Suiza), ganó la Copa del Mundo en Banyoles (Girona) y fue subcampeón de Europa en Valencia.

"Con esos tres resultados conseguí los puntos necesarios para ir a los Juegos, que es mi objetivo", declara a EFE Jairo Ruiz, que sobre todo guarda en la memoria del 2019 la fecha del 8 de junio.

Campeonato España absoluto

Con el dorsal número 100, el almeriense compitió en el Campeonato de España absoluto de distancia sprint con deportistas sin discapacidad sobre un recorrido de 750 metros nadando, 20 kilómetros en bici y 5 corriendo.

"El objetivo era terminarlo, porque una normativa es que si te doblan en el segmento ciclista te eliminan, pero al final todo fue mucho mejor de lo esperado", recuerda a EFE Jairo, que terminó en el puesto 78.

"No buscaba un resultado concreto, sino correr la prueba y acabarla para dar visibilidad a los paralímpicos. No somos triatletas de boquilla, sino que disputamos todas las pruebas y podemos tener resultados más que aceptables en nivel nacional", confesó.

Ahora todos sus esfuerzos se centran en Tokio 2020. Su planificación de 56 semanas de trabajo comenzó hace tiempo y está todo meticulosamente estudiado.

"En 2020 correré muchas pruebas por España porque es lo más cómodo y más practico. Haré el Campeonato del Mundo en Milán (Italia) y la Serie Mundial de Yokohama (Japón), que está cerca de Tokio y será una buena prueba para ver cómo responde el cuerpo al viaje y valorar si merece la pena ir con pocos o muchos días de antelación", señaló.

Después, para acabar la preparación, el Europeo de Suecia a principios de verano.

Presión para Tokio

El calor que se pueda encontrar en Tokio no es un problema. Nació en Almería, una tierra en la que el calor y la humedad están presentes. Más importante puede ser el tema de la presión y su gestión.

"La presión está ahí, mucho más que antes, sobre todo la mía, pero intento llevarla lo mejor posible. Intento apartarme de ella y que no me influya, porque si no acaba contigo. A Río fuimos a disfrutar de la experiencia y ver qué pasaba y ahora hay que ser ambicioso para repetir ese podium", comentó.

En busca de repetir esa medalla en Tokio ha tomado decisiones importantes. "He hecho cambios para asumir esos riesgos y he hecho una apuesta para hacer cosas diferentes porque el objetivo vuelve a ser la medalla".

Del Triatlón Atleti ha pasado al Ecosport Alcobendas, con el que competirá en 2020. "Es una apuesta fuerte. Si sale bien estaré peleando las medallas y si no sale bien estaré muy atrás. Es todo o nada", confiesa.

El principal cambio será en las competiciones nacionales, puesto que su nuevo equipo está en Primera y el Atleti estaba en la última categoría.

"Es un salto de competitividad en España. Voy con los mejores y estaré compitiendo con algunos de los mejores del mundo. Ese tipo de pruebas me van a exigir al máximo y me servirá de preparación", apunta.

Aún así, su equipo de trabajo sigue siendo el mismo, el cuerpo técnico de la Federación Española de Triatlón, y seguirá viviendo en la residencia Blume.

En esa carrera por las medallas en Tokio es "difícil hablar de favoritos". "La carrera va a estar mucho más abierta que en Río. Están los rivales habituales, el canadiense Stefan Daniel y el alemán Martin Schulz, que parece ser que no fallan, y el resto es un nivel bastante parecido. Puede ser una carrera bonita desde el principio porque habrá una lucha muy potente", advierte.

Para después de Tokio, Jairo no mira más allá. "Tengo ganas de volver a casa, pero dependerá de lo que pase en los Juegos", confiesa. De momento, por delante, varios meses de preparación para repetir un sueño.

practicodeporte@efe.com