PracticoDeporteRedacción

El alemán Jan Frodeno, uno de los máximos exponentes del triatlón, se ha marcado el objetivo de completar las distancias de un Ironman en su propia casa en Girona para recaudar fondos contra el coronavirus, reto que llevará a cabo mañana, sábado.

 "La gente dice: 'por favor, no intentes algo así en casa', pero yo digo que quiero nadar 3,8 kilómetros, recorrer 180 kilómetros en bicicleta y correr un maratón", explicó Frodeno en sus propias redes sociales.

 Por lo tanto, el reto lo llevará a cabo en su domicilio de Girona, donde reside con su familia. El triatleta anunció que tendrá lugar "desde el amanecer hasta el atardecer", y lo hará de la siguiente manera: la distancia a nado en la piscina de su casa, con corriente en contra, la distancia en bicicleta en una bici estática y el maratón en una cinta de correr.

Toda la jornada se retransmitirá a través de sus redes sociales y Frodeno ya subrayó que los posibles ingresos que tenga por patrocinadores serán donados a la lucha contra el coronavirus, motivo por el cual tanto Frodeno como millones de personas en todo el mundo se encuentran actualmente confinadas en sus casas.

"Fue una idea que tuve en una carrera con mi mejor amigo, justo antes de que el confinamiento fuera una realidad. Dije que habría gente haciendo muchas locuras… Seamos entonces el primero. Muy pronto fue una de las pocas opciones que tenía como atleta de hacer algo bueno", dijo a EFE el triple campeón del mundo de 'Ironman' y medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Una leyenda solidaria

El alemán es toda una referencia dentro del circuito Ironman, en donde se ha alzado con el Campeonato Mundial en Hawai en tres ocasiones (2015, 2016 y 2019) y quedando tercero en 2014. Además, logró el oro en triatlón en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y un sexto puesto en Londres 2012. Sin embargo, para él su palmarés no es nada comparado con la labor de los sanitarios, a los que ha querido alabar.

 "Suena a algo extraordinario, un Ironman siempre tiene algo de extraordinario, pero lo que es realmente especial es lo que hace la gente aquí en España, en Alemania y en todo el mundo en los sistemas de salud", declaró Frodeno.

El triatleta se encuentra pasando la cuarentena con su familia en su domicilio de Girona, por lo que sus entrenamientos habituales se han visto alterados, al igual que los del resto de deportistas de élite. Frodeno quiso remarcar a sus seguidores la necesidad de mantenerse en casa, pero también les animó a mantenerse en forma. Eso sí, sin seguir su ejemplo de Ironman casero.

Con 39 años, Frodeno tiene cuerda para rato, como demuestra esta iniciativa. Además, hace poco remarcó que no piensa en la retirada en un vídeo para su patrocinador, demostrando su ambición al añadir que incluso aspira a seguir siendo parte de la élite mundial durante los próximos tres años.

practicodeporte@efe.com