PracticoDeporteRedacción

En un Campeonato de la PGA extremadamente complicado para Jon Rahm, el de Barrika ha tenido el arrojo suficiente de pelearse contra él mismo y contra el campo, sobrevivir los dos primeros días y acabar jugando bastante bien el fin de semana, especialmente el domingo, el último día, un hecho que le sirvió para acabar décimo tercero, puesto suficiente para recuperar el trono del golf mundial.

Le costó a Rahm entrar en combustión en el TPC Harding Park, en San Francisco (Estados Unidos) y cuando lo hizo fue ya sin opciones de pelear por la victoria final en una frenética última jornada que terminó coronando al joven estadounidense Collin Morikawa, quien fue de menos a más en este primer 'major' de la temporada y terminó conquistando la victoria.

Gran victoria de Morikawa

Precisamente Morikawa fue uno de los aliados de Rahm en su regreso a la cima del golf mundial, puesto que una de las condiciones para lograrlo era que no ganase el torneo el estadounidense Dustin Johnson, quien terminó líder la jornada del sábado y estuvo en esa posición de privilegio durante los nueve primeros hoyos del domingo.

Pero mientras Morikawa iba acumulando birdie tras birdie en su tarjeta hasta un total de entregar seis golpes por debajo del par del campo en el último día, Johnson nunca terminó de arrancar, se dedicó a jugar defensivo y no fue capaz de aprovechar los hoyos más asequibles. Fue perdiendo confianza y todo esto acabó pasándole factura.

Fuera de la ecuación Dustin Johnson, los otros dos rivales por el número uno del mundo eran el estadounidense Justin Thomas, quien se presentó en San Francisco en ese primer lugar, y el británico Rory McIlroy, sin embargo, a los dos les ocurrió algo bastante similar a lo de Jon Rahm. Ninguno de los dos encontró encontrar su mejor golf durante el torneo y ambos terminaron en posiciones bastante alejadas.

Thomas fue trigésimo séptimo y McIlroy trigésimo tercero. Así que todos estos ingredientes han provocado que Jon Rahm regrese al primer puesto de la clasificación mundial después de haberlo perdido hace una semana tras la celebración del WGC en Memphis, donde la victoria de Justin Thomas le situó en lo más alto.

Rahm, que sigue sin ganar un 'major', vuelve a subir el trono y tendrá dos oportunidades más para hacerlo este año, ya que a pesar de la cancelación del British Open, sí se disputaran tanto el US Open como el Masters de Augusta.

Mal torneo de los demás españoles

Del resto del torneo en sí, además de valorar especialmente el triunfo del joven Morikawa, hay que recordar que de los cuatro españoles que empezaron el evento, solamente Rahm fue capaz de superar el corte y jugar el fin de semana. Ni Sergio García, ni Rafa Cabrera, ni Jorge Campillo encontraron buenas sensaciones y se despidieron del mismo antes de hora.

Tampoco Tiger Woods logró un buen resultado. Pasó a duras penas el corte y no pudo reaccionar durante el fin de semana, especialmente errático con el putt. Así, tras el estadounidense campeón, acabaron su compatriota Dustin Johnson y el británico Paul Casey, ambos empatados con once bajo el par del campo, por los trece con los que se terminó ganando el torneo.

Practicodeporte@efe.com