PracticoDeporteValencia

Jorge Lorenzo ha anunciado este jueves, en el circuito Ricardo Tormo de Cheste, su retirada de la competición tras el Gran Premio de la Comunidad Valenciana de MotoGP de este fin de semana, después de haber conseguido cinco títulos mundiales y precisamente el día que se ha hecho público que será piloto leyenda el año próximo en Jerez.

El mallorquín (Repsol Honda RC 213 V) deja la competición pero también un bagaje deportivo al alcance de muy pocos con dos mundiales de 250 (2006 y 2007) y tres de MotoGP (2010, 2012 y 2015). En España sólo dos pilotos tienen más títulos mundiales que él: Ángel Nieto y Marc Márquez.

Lorenzo ofreció una rueda de prensa, acompañado de Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, en una sala que se quedó pequeña, ya que congregó a cerca de 300 personas entre periodistas, pilotos, familiares, compañeros de equipo y miembros de la escudería japonesa.

Los cuatro días más importantes

"Siempre he dicho que hay cuatro días importantes en la carrera de un piloto: el día de su debut, cuando logra su primera victoria, cuando gana su primer mundial, algo que no todo el mundo consigue, y cuando anuncia su retirada. Ese día ha llegado para mí. Esta será mi última carrera en Moto GP y después me retiro como piloto profesional", aseguró un emocionado Lorenzo.

El balear recordó que comenzó en el motociclismo cuando tenía 3 años y que han sido 20 años de dedicación exclusiva a su profesión.

"Ser tan perfeccionista requiere mucha motivación y tras nueve años en Yamaha, que fueron maravillosos y los mejores de mi carrera, sentí que necesitaba un cambio para mantener esa motivación. Pasé a Ducati y supuso un gran impulso, aunque los resultados no llegaron pronto. Pero resistí hasta que logré la primera y maravillosa victoria vitoria en Mugello ante todos los tifosi", rememoró.

Lorenzo añadió que fichar por Honda supuso un nuevo impulso y lograr "el sueño de todo piloto", aunque indicó que desde el principio se dio cuenta que no estaba en las condiciones físicas idóneas para ser rápido y mejorar los resultados.

Assen fue decisivo para la retirada

"Nunca sentí de manera natural la moto y fue difícil, aunque no perdí la paciencia. Cuando empezaba a ver la luz tuve una fea caída en Montmeló y dos semanas después en Assen, y todos sabemos las consecuencias. Cuando estaba en la gravilla pensé si merecía la pena después de todo lo que había conseguido", prosiguió.

El pentacampeón mundial indicó que tras Assen se le hizo todo una montaña y que no encontraba ni la motivación ni la paciencia para superarlo. "Amo correr, competir, este deporte y ganar, pero me daba cuenta que no era posible a corto plazo", afirmó emocionado.

Sobre los mejores momentos de su carrera profesional, señaló que "es difícil elegir" porque ha vivido muchos. "Pero mi primera victoria en Brasil (2003), mi primer título (2006), mi primer título de MotoGP y mi último título que fue aquí en Valencia".

Respecto a su futuro aseguró que va a tomarse unas largas vacaciones en un sitio de playa. "Y luego ya pensaré en mis próximos capítulos, porque hay vida más allá del motociclismo". 

practicodeporte@efe.com