PracticoDeporteRedacción

Kilian Jornet debutará en un 10K en asfalto el próximo 17 de octubre, en la Hytteplanmila, la prueba en ruta más rápida de Noruega en la que Jakob Ingebrigtsen consiguió correr la distancia el pasado año en 27:54.

Kilian no ha competido nunca en una prueba de estas características sobre asfalto, aunque sí ha demostrado sus capacidades en distintos entrenamientos en pista en los últimos meses, de los cuáles ha ido dando buena cuenta en sus redes sociales. De hecho, ha sido habitual verle haciendo series de 400 y 1.000 metros en pista.

La mejor marca la protagonizó en verano, cuando corrió mil metros en 29:41, a 2:58 el kilómetro, bajando de la barrera psicológica de los treinta minutos.

"Cuando entreno en la cinta de correr busco vídeos de carreras en internet para motivarme y una de esas es Hytteplanmila, donde han corrido corredores muy fuertes como Sondre Moen y los hermanos Ingebrigtsen", explica Jornet.

No renuncia al trail

Esta carrera servirá para comprobar el nivel de Kilian Jornet en asfalto, un terreno muy alejado de la montaña en la que tan bien se desenvuelve logrando récords en cimas de toda el planeta como el Everest.

Con 32 años, y reconocido como uno de los mejores deportistas del planeta, el catalán da una nueva vuelta de tuerca a su carrera deportiva con algo que ya venía dejando entrever. La pregunta sobre su futuro será si después de estos 10k vendrá un maratón.

Aunque piensa en el asfalto, Kilian sigue también centrado en la montaña. Prueba de ello es la victoria en la última Sierre-Zinal que se celebró solo para corredores profesionales. Paró el cronómetro en un tiempo de 2h33:15 en 33 kilómetros con 2.200 metros de desnivel positivo.

practicodeporte@efe.com