PracticoDeporteMadrid

Después de casi dos meses confinados en casa y con el inicio de la fase 0 de la desescalada y la vuelta al entrenamiento individual fuera del hogar, expertos recomiendan la dieta mediterránea como la más adecuada y saludable para acompañar esta actividad.

Es momento de plantearse como se pueden aprovechar al máximo los alimentos, de manera que, mientras dure el confinamiento se siga yendo al supermercado a hacer la compra el menor número de veces posible.

Para ello, hay que tener en cuenta que, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, han aumentado durante las últimas semanas la compra de chocolates (60%), snacks salados (61%) y frutos secos (42%).

Producto del estrés o la ansiedad

“El estrés, la ansiedad o el aburrimiento derivados de permanecer en casa durante varias semanas seguidas fomenta el picoteo entre horas, la elaboración de platos más calóricos o la ingesta de alcohol, alimentos ultra procesados y grasas trans”, asegura la nutricionista de Blua de Sanitas, Patricia Escribano.

Las consecuencias en una alteración de la dieta pueden ser serias, para evitar complicaciones y mantener el cuerpo sano y en un buen estado de forma, los expertos recomiendan establecer un menú semanal en el que haya frutas y verduras de temporada, legumbres y pescado fresco, según informe de Sanitas.

Escribano insiste en que “incluir en las comidas alimentos saludables es vital, pero de igual importancia es prescindir de aquellos que no aporten más que calorías vacías”, como los alimentos con altas cantidades de azúcares añadidos o refrescos, galletas saladas o el alcohol.

Optimizar no es igual a comprar más

Para alcanzar nuestros objetivos de cara a la desescalada, la organización y la planificación de la lista de la compra y de los menús semanales son fundamentales. Además, “es imprescindible hacer una compra con alimentos que cubran todas las necesidades nutricionales y que sean fáciles de encontrar en el supermercado”, recalca la nutricionista.

Para ello, los expertos consideran que la mejor opción es la dieta mediterránea que se basa en productos de agricultura local, frutos secos, semillas, cereales integrales, aceite de oliva, legumbres y carne y pescado.

Optimizar al máximo la compra no va reñido con comprar demasiado. Es decir, acumular alimentos en la nevera o en la despensa que no van a consumirse y que vamos a acabar tirando no es responsable”, añade.

Termina dando la posibilidad de poder congelar las sobras para dosificar la dieta semanal. Asimismo asegura que reducir los fritos y a sal, así como diferentes condimentos, será una forma de favorecer la salud e incluso la creatividad en los platos y nuevos sabores.

practicodeporte@efe.com