Carlos de Torres| PracticoDeporteMadrid

La expedición Reto Pelayo Vida Andes 2019 aplicó la máxima de "riesgo cero" y decidió abandonar el intento de conquistar el Nevado Sajama (6.542 metros) por las malas condiciones meteorológicas en las proximidades de la cumbre, con vientos de 40 kilómetros por hora y temperatura de menos 25 grados.

Los responsables de la expedición y de cordada, la española Rosa Fernández y el boliviano Marco Capriles, decidieron poner fin al intento en la zona denominada "falsa cumbre", a 6.250 metros tras comprobar que era muy complicado el avance y existía un riesgo inasumible.

"Cuando empezamos a subir el viento no era muy fuerte, pero hacía mucho frío, sobre 24 bajo cero, lo que mermó las fuerzas de las chicas. Íbamos en grupo, pero Vicky y Estrella marchaban con dificultad", explica la himalayista Rosa Fernández.

La responsable de la expedición del Reto Pelayo Vida habló en la cota de 6.200 metros con las chicas que más sufrían los rigores de la montaña más alta de Bolivia y decidieron poner fin al desafío, "sobre todo teniendo en cuenta que la vuelta iba a suponer un problema añadido por su dificultad y el agotamiento acumulado"

Regreso al campo alto

Bajo la premisa de "riesgo cero", la expedición regresó al campo alto, donde Estrella Paulete fue atendida de principio de congelación en los dedos de los pies y recuperada de inmediato con agua caliente.

El resto de expedicionarias, Begoña, Raquel, Felisa y Victoria también se encuentran en perfectas condiciones, y tras descansar en campo alto (5,700 metros) descenderán al campo base.

Finalmente, los responsables de la expedición han decidido que el grupo de 6 mujeres supervivientes del cáncer de mama alcance la localidad de Sajama, en pleno corazón del Parque Nacional, desde donde partirán a La Paz.

Anteriormente, la mexicana Rina Gitler abandonó la expedición en la aproximación al campo alto.

practicodeporte@efe.com