PracticoDeporteRedacción

Un 95% de los runners españoles considera que correr durante la pandemia es seguro, mientras que un 80% asegura que corre sin mascarilla, según la tercera edición del Runnometro 2020 que realiza la startup vasca Runnea.

En el estudio se hace "una fotografía nacional de la influencia de la COVID-19 sobre los hábitos deportivos de los runners populares", explican sus promotores. Para ello se han realizado 5.548 encuestas a runners de todo el territorio español con el objetivo de conocer la realidad de las diferentes comunidades autónomas.

 La situación de estos meses, se destaca, "no ha sido ajena a la situación y así ha quedado reflejado en los resultados del estudio". Así, el 95% de los encuestados cree que correr en época de pandemia es seguro. De hecho, tras el confinamiento domiciliario, un 68,9% señala que sigue practicando el mismo deporte que antes de la pandemia y un 29,1% practica nuevos deportes. Sólo un 2% del total de la muestra asegura no practicar deporte en la actualidad.

Un 80% sin mascarilla

Sobre el uso de la mascarilla durante la práctica del running, el 80% asegura no correr con mascarilla frente a un 19,7% que afirma usar este elemento de protección durante sus entrenamientos. Hay que tener en cuenta que existe una variabilidad entre comunidades autónomas en función de las restricciones vigentes.

En cuanto a las Comunidades Autónomas se destaca que canarios, extremeños y manchegos son los corredores populares que mayor percepción de vitalidad han tenido durante la pandemia, mientras que en la Comunidad madrileña y Cataluña no se han detectado diferencias significativas entre ellos.

En el estudio también se ha detectado que un alto porcentaje de los corredores reconoce que su lugar de entrenamiento ha cambiado. En concreto, un 50,5% busca nuevos espacios donde ejercitarse, ya sea cerca de su entorno urbano o desplazándose a otros menos concurridos. 

No obstante, la mitad de la muestra destaca (49,5% de los encuestados) que sigue entrenando en la misma área y se debe, en gran medidaa la falta de tiempo o capacidad para moverse a lugares menos transitados.

Aumento de la actividad

La incidencia de la pandemia en el tiempo y frecuencia del ejercicio es otro de los factores que incluye el Runnometro 2020. De él se desprende que la mayoría de encuestados ha mantenido o aumentado la duración de la práctica durante este periodo, más de un 34% ha afirmado haber incrementado el tiempo y frecuencia de las actividades deportivas.

Por sexos, las mujeres destacan ya que un 37,6% declara haber aumentado la frecuencia de los entrenamientos frente a un incremento del 26,9% de los hombres. Después del confinamiento hay una parte importante de la muestra que ha optado por invertir un mayor tiempo de su ocio en la práctica deportiva, a pesar de las diferentes restricciones que existen.

Otro aspecto a destacar de la encuesta se refiere al incremento en la compra de material para realizar deporte indoor, cuestión en la que un 57% de los corredores afirman haber adquirido material deportivo para el hogar. Un 38% de ellos ha aumentado la inversión en material deportivo (zapatillas de running, pulsómetros o material indoor) respecto a la época anterior a la pandemia.

100 euros de gasto

Además, la mitad de la muestra (50,5%) ha invertido 100 euros o más en material deportivo, el 19,8% ha invertido menos de 100 y un 30% de los encuestados afirma no saber cuantificar la inversión. Las mujeres (44%) son las que más han aumentado el gasto en material deportivo frente a un 34,1% de los hombres.

Por comunidades, Murcia (55,3%), Navarra (43,8%) y Valencia (41,9%) son los territorios que más han aumentado el gasto en material deportivo respecto a la situación anterior a la pandemia, mientras que cántabros (68,3%), catalanes (67,5%) y vascos (67,2%) son los territorios donde menos se ha incrementado el gasto respecto a la situación anterior a la crisis provocada por la COVID-19.

Otra cuestión es la falta de tiempo para aumentar la práctica deportiva debido a la conciliación familiar y laboral. El 50% de los encuestados así lo aseguran, mientras que un 9,29% de los encuestados se justifica por falta de motivación y un 7% debido a que el entorno donde practicaba el deporte no era seguro.

En cuanto a la falta de motivación para no incrementar el tiempo de práctica deportiva, los riojanos (12,24%), catalanes (11,96%) y vascos (11,59%) son los que nombran más veces este motivo con respecto a otras CC.AA.

El covid-19 y el running

La pandemia del covid-19, según los datos del Runnometro, han visto modificado, en mayor o menor medida, la planificación de su temporada deportiva de los runners debido a la pandemia. Unos cambios que se refieren a la duración y frecuencia de sus entrenamientos, en el entorno de la práctica deportiva, en sus motivaciones y en el hábito, entre otros.

Así, el 29% de los encuestados manifiestan haber aumentado la duración de sus entrenamientos respecto a la situación anterior a la pandemia frente a un 14,2% que aseguran haber disminuido la duración de los mismos.

Iker Muñoz, director del Informe Runnometro 2020, explica que “la práctica deportiva, entendida como un hábito de vida saludable en nuestro día a día, no ha sido ajena a esta situación, y ha experimentado diversas limitaciones, tanto en movilidad como en posibilidad de práctica".

"El confinamiento domiciliario fue una situación excepcional y desconocida ante la que las personas que componen nuestra sociedad actuaron de manera muy dispar. Desde Runnea hemos querido conocer de primera mano cómo los españoles se han enfrentado a esta situación para entender mejor sus necesidades y poder aportar soluciones al respecto”, apunta.

practicodeporte@efe.com