PracticoDeporteRedacción

La Indurain 2020 devolvió al deporte aficionado a una normalidad diferente, pero sirvió para retornar a hábitos ahora lejanos como es el de disfrutar de una carrera cicloturista, eso sí con todas las precauciones sanitarias.

Y es que esta 29 edición de la marcha, que salió del pabellón Hermanos Indurain de Villava, contó con medidas higiénicas especiales para prevenir los contagios de coronavirus. A la llegada, cada corredor recibió una bolsa con avituallamiento, que sustituirá a la tradicional comida popular para evitar riesgos, por lo que tampoco hay servicio de duchas ni masajistas.

Grupos de 150

Los corredores fueron agrupados en grupos de 150 y con separación de 2 minutos entre cada uno y se comunicó la hora de salida individualmente a cada participante.

Los participantes mantuvieron siempre en la salida la distancia de seguridad de 1,5 metros y portaron la mascarilla puesta hasta pasar por el arco donde ha comenzado la prueba.

Esta edición de la marcha cicloturista, con salida y llegada en Villava, cuenta con dos tipos de recorridos, el largo de 180 kilómetros y el corto de 100 kilómetros.

Miguel Induráin destacó en la salida, acompañado de Martín Fiz, que "un año más sale la prueba", aunque "con unas condiciones diferentes" y con "menos ambiente de ciclismo".

Sin comida popular

El cinco veces ganador del Tour de Francia lamentó que, a causa del coronavirus, este año no se haya organizado la feria ciclista ni la comida popular, en la que "le gusta a la gente juntarse, contar anécdotas, cómo entrena uno, cómo entrena otro".

"Tenemos que mantener un poquito las distancias y luego rodar en bici cada uno a su ritmo en la prueba", ha explicado Indurain, quien afirmó que, como hay que mantener las distancias, este año "habrá que contar por las redes cómo ha ido cada uno en el evento".

Junto a Indurain y Fiz estuvo presente Pedro Delgado, quien reconoció que "unos hemos entrenado menos, otros más. Hay gente que con las nuevas tecnologías, los rodillos, ha entrenado más y hoy se verá un poco" su estado de forma.

"Si respetamos todos" las normas, "yo creo que la gente está concienciada, no tiene que haber problema" de contagios, aseguró.

Por su parte, Martín Fiz reconoció que había estado entrenando en bicicleta "para homenajear a Miguel Indurain. Es importante que estemos rodeándole, sobre todo en este año tan difícil".

Tras desear que a partir de ahora "el mundo de las pruebas deportivas empiece a funcionar", Fiz apuntó que va a hacer el recorrido corto, porque "creo que no estoy tan preparado como Miguel, mis piernas no me dan para mucho más, pero estaré dignamente bien".

"Nosotros estamos acostumbrados a ese olor a crema antiinflamatoria, a la lucha contra el crono, y al principio saldremos a disfrutar, pero cuando empecemos a tener un poco de tranquilidad, saldrá la vena competitiva", incidió.

practicodeporte@efe.com