PracticoDeporteMadrid

La Red Bull Tarifa 2, duelo entre especialistas en kitesurf y windsurf, cita desde este viernes, en la localidad gaditana a un total de ocho campeones del mundo, que suman más de sesenta títulos mundiales.

Una competición de gran altura en la que estarán presentes, junto a los capitanes Gisela Pulido y Björn Dunkerbeck, estarán también Liam Whaley, Marina Alabau, Jerome Cloetens, José Luengo, Ainhoa García y Gonzalo Costa. 

La playa de Valdevaqueros será el escenario de este duelo entre windsurfers y kiters, en busca de coronar a la disciplina más rápida de los deportes de viento, recuerda la organización. Serán casi doscientos participantes, los presentes en esta prueba que presenta un cambio en el formato de competición.

Cambio de previsiones

Jaime Herráiz, director técnico del evento, explica que "las previsiones han sido una locura, partes muy cambiantes que nos han hecho descartar el recorrido inicial desde Los Lances a Valdevaqueros”. Por ello, se ha diseñado "una regata con salida y llegada en la Ensenada de Valdevaqueros en formato de triángulo de speed de 8 kilómetros, emulando el recorrido original, y favoreciendo la visibilidad de la competición desde la playa". Además, la organización ha permitido la participación con tablas de windfoil y kitefoil.

Entre los participantes destacan los campeones del mundo Gisela Pulido, con diez títulos mundiales, que liderará el equipo de kiter con Liam Whaley, Jerome Cloetens, José Luengo y Ainhoa García. Por su parte, Dunkerbeck encabeza el equipo windsurfero con Marina Alabau y Gonzalo Costa.

Para Pulido, se trata de dos deportes "que tenemos que convivir en el agua y qué mejor forma de hacerlo que compitiendo de forma individual y también por parejas”. Un fin de semana en el que espera "una competición en la que la gente se lo pase bien, con buen rollo y donde la gente disfrute del medio ambiente, de la Naturaleza, del mar, del viento y del deporte en general. ¡Que gane el mejor y el más rápido pero lo importante es disfrutar!”.

Por su parte, Björn Dunkerbeck asegura que será "una buena exhibición y competición a la vez", en la que "todo el mundo se respete y que gane el mejor, que eso también es importante".