PracticoDeporteRedacción

Campeona de Europa, a sus 25 años Aina Cid sigue cosechando éxitos, algo que no ha pasado desapercibido para la federación internacional, organismo que la acaba de declarar como deportista del mes cuando falta algo más de un año para la celebración de los Juegos de Tokio.

Si todo va según lo previsto, antes de acudir a la capital nipona, intentará defender su corona continental en este 2020, si la pandemia del coronavirus no lo estropea.

Por todo eso, no perdona ni un entrenamiento, aunque reconoce que este está siendo un año "impredecible" desde el mes de marzo. "Tuvimos que abandonar nuestros centros de capacitación para irnos a casa. Luego se pospusieron los Juegos, muchas cosas. Para ser sincera, vivir esta pandemia me ha obligado a ir día a día y a no preocuparme por lo que pueda venir, algo que hacía mucho".

Entrenando en Banyoles

Ahora mismo ella se encuentra entrenando en Banyoles, donde no hay restricciones que le afecten directamente. "Vinimos a finales de junio y cumpliendo las medidas de higiene y de prevención podemos entrenar. Nos toman la temperatura antes de entrar en el centro de entrenamiento, debemos llevar mascarilla, lavarnos las manos con frecuencia...".

Lo habitual en estos tiempos que nos está tocando vivir. "Nunca había pasado tanto tiempo sin subirme a un bote. Cuando volví fue como un sueño hecho realidad. Debo decir que me costó al principio, me sentía bastante torpe, pero una fue una gran sensación", reconoce.

Y es que para ella el remo es su vida, algo "fundamental" desde que empezó con diez años. "Me ha enseñado mucho y además me ha convertido en quien soy hoy".

El Europeo, primer objetivo

De lo que no tiene ninguna duda es de que su principal objetivo son los Juegos Olímpicos de Tokio, sin olvidar ese Europeo que vendrá antes. "Esperemos que se confirme, por lo que ya estamos trabajando para alcanzar el objetivo de competir allí, aunque sin quitar de la cabeza los Juegos", explica sobre sus próximos pasos.

En esta entrevista concedida a la Federación Internacional, Aina Cid también cuenta que se lleva muy bien con su compañera de embarcación Virginia Díaz. "Nos complementamos perfectamente. Yo soy pura energía y un manojo de nervios y ella es mucho más tranquila. Ambas somos perfeccionistas y entendemos las necesidades de la otra. Nos entendemos bien".

Al respecto de sus referentes en el deporte, pone el ejemplo de Nuria Domínguez, a la que considera "un modelo a seguir. Fue durante muchos años la única mujer en el equipo, pero eso no la detuvo para soñar en grande".

Practicodeporte@efe.com