PracticoDeporteRedacción

La victoria de Australia sobre la República Checa 82-70 en cuartos de final del Mundial de baloncesto asegura a la selección española su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, como una de las dos mejores europeas junto con Francia, y precisamente serán los oceánicos los rivales del conjunto hispano el viernes por un sitio en la final.

La otra semifinal enfrentará a Argentina, que ayer se deshizo de Serbia, y a Francia, que dio hoy la gran sorpresa al ganar 79-89 a Estados Unidos, quien ahora ya solo aspira al quinto puesto.

Pleno de victorias

El equipo de Sergio Scariolo, con pleno de triunfos y que jugará una sem ifinal mundial trece años después, venció ayer martes a Polonia por 90-78 apoyado en la colectividad y con otro partido bastante flojo de Marc Gasol, el teórico jugador franquicia de España y a quien el cansancio por su larguísima temporada NBA está limitando en este campeonato tan exigente y tan físico.

Sin embargo, la selección sigue sin acusar esto y va encontrando soluciones todo el tiempo. En la primera mitad fueron Ricky Rubio y Juancho Hernangómez los grandes protagonistas. El primero dirigiendo y anotando y el segundo bordando los primeros 20 minutos con 14 puntos y acabando con 4/4 en tiros de campo.

Lo que funcionó peor durante el partido fue la defensa. Si durante el Mundial España había sabido ganar desde el trabajo atrás, esta vez se anotó más y mejor pero se defendió peor. Y eso permitió a los buenos exteriores polacos (Wacsinzky, Ponitka y Slaughter) ver canasta con bastante asiduidad.

Tras la reanudación Polonia hizo un par de amagos de acercarse a España, pero siempre fueron sofocadas por el talento nacional. Primero emergió Rudy Fernández (5/5 en triples) y en el último cuarto regaló unos minutos decisivos Willy Hernangómez, que hizo mucho daño dentro de la zona.

Ricky Rubio se ha convertido en el máximo asistente en la historia de los Mundiales En ese instante Ricky Rubio (19 puntos) ya se había convertido en el máximo asistente en la historia de los mundiales, un récord que azucaró en los últimos minutos con dos triples decisivos que terminaron de sellar la victoria española. Se siente líder de este equipo y está cuajando su mejor campeonato con la camiseta de la selección.

España terminó en modo exhibición, defendiendo mejor que nunca y atacando con fluidez, postulándose como candidata al oro, algo en lo que costaba creer después de ver la irregular primera fase que cuajó el combinado nacional. Pero eso ya es cosa del pasado y ahora es el momento de ir pensando en las medallas.

practicodeporte@efe.com