PracticoDeporteMadrid

El balón de cascabeles vuelve a rodar para la selección española de fútbol ciegos, que se concentrará en Madrid del 13 al 18 de septiembre, justo un año después de conquistar el Campeonato de Europa en Roma y el billete para los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Los pupilos de Jesús Bargueiras regresan a los entrenamientos tras un largo parón provocado por la pandemia en el que han tenido que cuidar su condición física en sus propios domicilios.

Ahora, el combinado nacional vuelve a pisar el terreno de juego con todas las medidas de seguridad necesarias para cualquier deportista ciego y con un protocolo de acción específico para evitar un posible contagio.

Todos los jugadores, porteros y cuerpo técnico de la selección han pasado de forma satisfactoria los preceptivos test y conocen las distintas pautas de actuación para esta concentración que será diferente, en especial para los futbolistas ciegos que tienen mayores necesidades de apoyo o contacto en su devenir diario.

El seleccionador ha convocado a trece jugadores de campo y cuatro porteros, mezclando veteranía y juventud con el objetivo de encontrar la mejor puesta a punto para futuros compromisos amistosos y oficiales que todavía están por determinar.

La 'rojita' paralímpica realizará doble sesión de entrenamiento a diario en las instalaciones del Centro Deportivo y Cultural de la ONCE en Madrid. También fortalecerá su condición física y realizará trabajo táctico con balón sobre el césped artificial.

¡Silencio, se juega!

Las personas ciegas y con discapacidad visual grave compiten en dos categorías distintas, existiendo grandes diferencias entre ambas. Los jugadores con discapacidad visual grave (B2/B3) no necesitan apenas adaptaciones para poder competir.

El fútbol para ciegos ha necesitado mayor número de adaptaciones que otros deportes, estando en estos momentos bien desarrollado y reglamentado, lo que lo convierte en un deporte seguro y viable para las personas ciegas.

Las características imprescindibles son un balón sonoro y unas vallas laterales que evitan los fueras de banda, salvo que el balón salga por encima de éstas, siendo además un elemento de orientación y seguridad para el jugador.

El portero es vidente y tiene limitadas su maniobras a una pequeña zona dentro del área de penalti. Un guía detrás de la portería orienta a los jugadores y existe la obligatoriedad de los jugadores de decir, de forma clara y audible, la palabra "voy", para evitar golpes y orientar al jugador rival.

Dadas las necesidades específicas de esta modalidad, al fútbol se juega en campo de césped descubierto para facilitar la audición del balón. Por eso es necesario el silencio del público mientras esté en juego la pelota y hasta que no se marque un gol o existan tiempos muertos.

practicodeporte@efe.com