PracticoDeporteMadrid

La selección española de baloncesto se clasificó para los cuartos de final del Europeo sub-16 masculino, tras imponerse a Alemania por 62-60, en partido de octavos disputado en el Palazzetto Mario Vecchiato de Udine (Italia), ante un rival que nunca se dio por vencido y que estuvo cerca de remontar un encuentro en el que siempre fue por detrás.

Fue un triunfo que se complicó más de la cuenta en el último cuarto, pero que supone jugar los cuartos de final este miércoles, ante Serbia. Para entonces, se deberá mejorar en ataque, hoy muy espeso, si quieren seguir soñando con el podio. La falta de ideas y el exceso de errores ante la zona propuesta por los alemanes en gran parte del choque, mostró unas carencias que se deben pulir en la recta final de un campeonato muy igualado.

Eso sí, la calidad del equipo español es difícil de igualar por el resto de equipos, por lo menos imposible con los que hasta ahora jugó. Jugadores como Rubén Domínguez, Juan Núñez, Eddy Valentino Pinedo o Tony Naspler por citar los mejores este martes, les hace muy complicado de superar.

Inicio arrollador

El parcial de 9-1 con el que se inició el partido a favor de España fue todo un presagio del devenir del partido, en cuanto a dominio en el marcador. Y es que el equipo dirigido por Daniel Miret siempre fue por encima, aunque tuvo más dificultades de las previsibles si se tiene en cuenta que España llegó a estos octavos de final, con una fase de grupos perfecta, tres victorias en otros tantos partidos, frente a las tres derrotas de los germanos.

La marcha al banquillo de Rubén Domínguez, 9 puntos en los primeros 6 minutos, permitió al equipo alemán contener la desventaja, que acabó en diez (22-12) al final del primero cuarto.

La zona con la que salió en la continuación Alemania se indigestó al equipo español, hasta que volvió a pista Domínguez que con un triple rompió la sequía anotadora, no sólo española sino de dos conjuntos (25-12). No obstante, España se mostró con muy pocas ideas en ataque, no hubo una buena selección de tiro y se cometieron muchos errores en el pase, lo que impidió romper el partido antes de descanso, a pesar de que Alemania tampoco demostró nada especial.

De once arriba (35-24) se fueron al vestuario, con un panorama que empezó a variar en el tercer periodo, ya que la zona alemana siguió incomodando mucho el ataque español con excesivas pérdidas de balón, lo que rebajó las distancia a sólo ocho puntos (42-34) a falta de tres para acabar el tercer cuarto.

Un apretón en defensa paró la reacción del rival, y volvió a situar por encima de los diez puntos la renta, quince al descanso (54-39). En los últimos diez minutos, Alemania persistió en su defensa en zona, lo que impidió un final tranquilo para una España que siguió muy fallona en ataque. La tensión fue en aumento según fue recortando distancia los alemanes, que se pusieron a sólo cuatro puntos a falta de 2.46 para el final.

Un triple de Jacob Patrick a falta de doce segundos para la conclusión, con cuatro de ventaja para España (61-57), puso a los alemanes a sólo uno, para disponer de una jugada (62-60) para empatar, y que sólo el error en el pase evitó que se llegara a la prórroga.

practicodeporte@efe.com